#CeremoniaEnDomingo quinta edición

A pesar de la cancelación temporal de Ceremonia, uno de los festivales más esperados en México, logró llevarse a cabo un día después de la cita oficial. El evento tuvo que suspenderse debido a medidas de seguridad tomadas tanto por Protección Civil como por los organizadores (Grupo Sicario).

Muchos de nosotros, el mero sábado (fecha oficial) estábamos a la espera de si el festival se iba a llevar a cabo o no, ya que en las cuentas de Twitter y Facebook se informó que la entrada iba a ser tres horas más tarde y que los actos que ya estaban programados, fueron cancelados pero el horario iba a quedarse tal cual, ninguno se iba a recorrer. A las 16hrs el evento oficialmente se canceló. Entramos en un trance de negación completa. ¿Cómo íbamos a dejar de ver a Beach House, Björk, Underworld, James Blake, M.I.A., Gallant y demás? Tristeza, enojo y coraje nos invadieron. A otros muchos el enojo hizo que empezaran a decepcionarse de los organizadores y a criticar su mala organización. Si esa parte del escenario se hubiera caído durante alguna presentación con gente ya en el lugar, los reclamos hubieran sido peor y no se la hubieran acabado.

En fin, cinco horas después de la cancelación muchos recibimos la notica de #CeremoniaEnDomingo con alegría ya que sí íbamos a tener la oportunidad de ver a nuestros artistas favoritos y sus grandes shows durante sus actos. Sí, fue triste que ya algunos de los grupos y cantantes del line up original no iban a poder quedarse para esta nueva fecha, pero aún así, Ceremonia logró salir adelante con un poco más de 22mil asistentes al Foro Dinámico Pegaso. Se disfrutó de un ambiente tranquilo y alegre, en el que el público aceptó que sus expectativas fueron superadas además de echarles porras a los encargados de darnos uno de los mejores festivales en nuestro país. Todos estábamos ahí por una sola causa, la cual nos unió durante un día completo, bailando: el amor a la música.

James Blake se encargó de ponernos la piel chinita con sus éxitos como “Limit To Your Love”, “Retrograde”, “The Wilhelm Scream” y cerrando con una de las canciones con las letras más bonitas, “A Case of You”. El compositor británico aprovechó para pedir disculpas por lo sucedido el día anterior, pero estaba muy alegre de poder estar presente y agradecido con sus fans. El público le respondió con gritos eufóricos y aplausos, un simple “no importa, estamos aquí encantados”; algo que provocó gran felicidad a los del staff que se encontraban en el escenario Corona.

Los hermanos Sotomayor se encargaron de poner a bailar a su público con la energía latina que caracteriza a este dueto y las canciones de su álbum Salvaje. Mientras que al mismo tiempo Mija trasladó a todos a un viaje con su música. No es lo mismo escucharla con los audífonos que su set en vivo. Mija es algo que nunca se debe perder cuando es parte de un line up. Rey Pila, con voces graves y un juego de guitarras y ritmos, canciones en inglés, un “Surveillance Camera” intenso. Un ejemplo de que el talento mexicano puede traspasar fronteras.

El color del cielo empezaba a pintarse morado, rosa y naranja. Los DJs empezaban a salir. Primero nos fuimos a bailar con las mezclas de Snakehips con canciones conocidas como de Missy Elliot, Snoop Dog hasta Banks. Seguíamos escuchando sintetizadores, mezcladoras y sonidos electrónicos con What So Not, quien se rifó muchísimo tocando el tema de la serie original de Netflix, Stranger Things. El minuto y medio de la canción la termina con un beat que elevó la presión para seguir moviéndonos durante media hora más con Chris Emerson en el escenario Corona. En un ir y venir entre éste último escenario y el Vans, siguió el dúo conformado por Majid Jordan (quienes seguramente son conocidos por la colaboración que tienen con Drake en “My Love”). Son románticos y sensuales, con el poder de hacernos mover en nuestro propio spot y corear las canciones del disco homónimo. El nombre del grupo es originalmente por los nombres de los integrantes, Majid Al Maskati y Jordan Ullman.

El mar de gente empezaba a dirigirse hacia el escenario en el que se iba a presentar Nicolas Jaar, un neoyorquino de sangre chilena y francesa muy emocionado de estar entre la familia latinoamericana y sobre todo acogedora que caracteriza los mexicanos. Más puntual imposible, empezó su set dentro de un deck que lo rodeaba y en las manos una trompeta electrónica creando una intro de diez minutos que tenía de fondo el atardecer y segundos después, un cielo totalmente oscuro.

BJÖRK fue magia, fue arte. Dejó boquiabiertos a todos. En esta ocasión sí permitió que se tomaran fotos durante su presentación. Bailaba por todo el escenario, en palabras de Paty Chapoy, “como niña chiquita”. Desde los visuales hasta su propio vestuario junto superó nuestras expectativas.

Y fue así cómo la quinta edición del Festival Ceremonia volvió a llenar nuestros corazones aun después del imprevisto del sábado. No nos arrepentimos de que fuera en domingo, no nos arrepentimos que algunos hayan cancelado. Así como los artistas presentes, disfrutamos la tarde del domingo escuchando música de calidad durante 12 horas.

No Comments Yet.

Leave a comment