Panteón Rococó – Ni Carne Ni Pescado

Por: Hugokoatl Galván (@AtonalAtono)

Todos conocemos las posibilidades de Panteón Rococó y a estas alturas de su trayectoria su reto más difícil es no volverse un chiste de sí mismo. Al menos, con Ni carne ni pescado, los comandados por el Dr. Shenka salen bien parados. No varían mucho en su sonido, mantienen esa personalidad musical que poseen, sin embargo, le echaron unos nuevos ingredientes a su música que hacen de este álbum algo disfrutable.

Si algo saben hacer las bandas de ska es tomar diferentes culturas musicales tales como cumbia o música norteña; en este disco, Panteón Rococó da unos pasos adelante o, mejor dicho, atrás, cronológicamente hablando. En Poema encontramos una notable influencia de la música prehispánica, donde los caracoles lucen su presencia; curiosamente, esa misma rola tiene un cambio sin anuncio en el ritmo y se traslada varios siglos hasta terminar en un ritmo cumbianchero prehispánico que deja impactado a quien lo escucha.

Este disco se podría dividir en dos partes: la de Panteón y la de su homenaje. En la primera encontramos las rolas inéditas, en la segunda encontramos covers de bandas como Jotdog, DLD, Kinky y Pato Machete a los clásicos de la banda. De entre el homenaje, una rola que merece una mención muy especial es “La rubia y el demonio” a cargo de los antes llamados Dildo. No había rola que le quedara mejor a la banda de Paco Familiar, por ello, DLD la explota como si fuera propia y es, de hecho, una de las mejores rolas de Ni carne ni pescado, si no es que la mejor.

El lado revolucionario no puede estar ausente en un disco de esta banda. Desde el inicio muestran eso con rolas como Renace en la montaña, cover a Tijuana No! En Gangsters, Shenka se luce con una letra en inglés y en alemán que de seguro hará de este tema uno de los infaltables cuando estén de gira por lugares donde no se habla la lengua de Cervantes. El Panteón también deja claro su lado divertido en No sé por qué. Esta canción tiene una letra muy ardida sobre un amor que ya no lo es más, pero en lugar de azotarse, el protagonista deja descargar toda su ira contra esa pérfida, otrora novia.

Es un disco infaltable en las estanterías de los fanáticos de la banda, eso es seguro. Sin embargo, si alguien no lo escucha tampoco se pierde de algo extraordinario más que de un momento grato al ritmo de revolución y ska.

No Comments Yet.

Leave a comment