Sebastian Vettel asaltar el liderato y comenzar el año ganando el G.P. en Australia

El primer Gran Premio del año sorprendía a todos con su resultado cuando Lewis Hamilton parecía tenerlo todo en la mano para llevarse el triunfo. Un problema de estrategia de los de Mercedes permitía a Sebastian Vettel asaltar el liderato y comenzar el año tal y como lo hizo en 2017, con victoria. Kimi Räikkönen se mantendría en el podio, mientras que Red Bull aprovechaba la hecatombe de los HAAS y Fernando Alonso alcanzaba una quinta plaza que sabe a gloria para el piloto de McLaren. Sainz, con muchos problemas terminaría décima tras sufrir una salida de pista.

La salida era sorprendentemente limpia para los dos grandes embudos que se suelen realizar en el inicio de vuelta en Melbourne. Los HAAS atacaban a Max Verstappen, siendo en este caso Kevin Magnussen el que conseguía llevarse la posición respecto al piloto de Red Bull Racing al pasarlo por fuera. Kimi Räikkönen apretaba a Lewis Hamilton al llegar a la frenada de la curva tres, mientras que Fernando Alonso intentaría lo propio en la parte final de la primera vuelta con Carlos Sainz. El asturiano se emparejaría con el de Renault que protegería a la perfección su posición en la primera ocasión en la que ambos se veían las caras.

El Gran Premio de Australia prometía ser una vez más muy duro con los monoplazas y los primeros abandonos se sucedían muy pronto con el problema de frenos que dejaba fuera a Sergey Sirotkin, mientras que la siguiente víctima sería Marcus Ericsson que llegaba a boxes para terminar con la primera retirada del equipo Alfa Romeo Sauber.

Max Verstappen trataba de recuperar posiciones a marcha forzadas con un coche que se mostraba muy inestable, con mucho sobreviraje que le llevaría finalmente a perder la zaga al entrar muy forzado en la primera curva. El holandés lejos de superar a Magnussen tendría que ceder varias posiciones en un incidente que afortunadamente para el de Red Bull se saldaba sin daños mecánicos graves.

El abandono de Pierre Gasly por problemas mecánicos en su Toro Rosso con motor Honda daría prácticamente el pistoletazo de salida a las paradas en boxes, con el equipo Ferrari buscando forzar a Mercedes AMG F1 a tomar decisiones y elegir una estrategia (decisión tomada por Iñaki Rueda, jefe de estrategia), permanecer en pista corriendo el riesgo de que Räikkkönen lo superara por tener un ritmo mayor o cubrir al finlandés y tapar la parada tardía de Vettel. Finalmente decidían que el británico se detuviera sólo una vuelta más tarde respecto a Kimi.

Por detrás, la batalla entre los dos pilotos españoles quedaba decantada en favor de Alonso después de una pasada de frenada de Carlos Sainz en la vuelta nueve que le llevaría también a para en boxes para cambiar neumáticos. Sin las ya famosas segundas paradas prometidas por Pirelli, la acción se concentraba en este primer y único paso por pit lane, siendo HAAS el principal damnificado cuando ambos monoplazas quedaban fuera de carrera en apenas cinco minutos al tener problemas de fijación con la rueda trasera izquierda. Primero Magnussen y después Grosjean debían pararse para evitar una situación de mayor riesgo en pista.

Era precisamente la situación del coche del francés tras la curva dos la que obligaría a desplegar el Virtual Safety Car, favoreciendo que pilotos que no habían hecho su parada hasta ese momento pudieran entrar en boxes con una pérdida menor de tiempo respecto a sus rivales. Era entonces el momento clave de la prueba, con Sebastian Vettel adelantando de una tacada tanto a Kimi Räikkönen como a Lewis Hamilton y situándose como nuevo líder del Gran Premio. Según Toto Wolff, el software del equipo predecía que incluso con VSC saldrían por delante del de Ferrari, algo que finalmente no se daría, con un Lewis que preguntaba extrañado insistentemente por radio “¿he hecho algo mal”. Verstappen trataría de evitar que Alonso le superara, pero el holandés debería devolverle la posición por sólo una décima.

A partir de ese momento, la carrera vería una intensa batalla por parejas entre Sebastian y Lewis, Kimi y Ricciardo y Alonso con Verstappen. El alemán de Ferrari mantendría a raya al de Mercedes a pesar de que el británico trató en varias ocasiones de acercarse al SF71H de un Vettel que hoy sí se tomaba la revancha después de las declaraciones de los días anteriores de Hamilton. Era su victoria 48ª, su podio número 100 en el Mundial de Fórmula 1. Kimi Räikkönen completaba el podio, seguido por Ricciardo, un gran Fernando Alonso en quinta posición y Max Verstappen.

Por su parte, Valtteri Bottas no podría con Nico Hülkenberg, mientras que Carlos Sainz se debería conformar con la décima plaza (no podía asaltar la novena de Stoffel Vandoorne) e incluso sufría muchos problemas en la recta final del Gran Premio por muchos problemas estomacales y náuseas debido a lo que el madrileño apuntaba a que tenía que ver con un problema en la bomba de agua que le ha echado liquido desde el inicio, llenándole el estomago. Terminaría la carrera aguantando a Sergio Pérez.

Información y Fotos: Formula 1

Por: Octavio Paquini/@Tavo_PaquiniV

%d bloggers like this: