Sebastian Vettel ha sabido aprovecharse de las circunstancias y llevarse la victoria

Quizás no era el más rápido en pista, pero Sebastian Vettel ha sabido aprovecharse de las circunstancias y de los problemas de su rival en la primera vuelta para llevarse la victoria en el Gran Premio de Gran Bretaña. El alemán, que acusaba desde ayer problemas en el cuello, era el gran beneficiado de una mala salida de Lewis, el cual sufría un tempranero encontronazo que le obligaría a remontar durante toda la carrera. El británico era sin duda el que más ritmo tenía hoy en Silverstone, sin embargo, le sería imposible conseguir su quinto triunfo consecutivo en su país. Vettel era claro en la radio: “les hemos ganado en su casa”, algo que les permite dar un nuevo paso adelante en el Mundial y da al tetracampeón su cuarto triunfo del año.

Lewis Hamilton no tenía un buen inicio de carrera. De nuevo el británico volvía a demostrar que las salidas son su punto más débil, algo que le hacía perder posiciones no sólo con Sebastian Vettel y Valtteri Bottas, sino también con un Kimi Räikkönen que trataba de completar el adelantamiento sobre el Mercedes gasta que un toque entre ambos dejaba al tetracampeón trompeado y a los dos Red Bull por delante del finlandés.

El Ferrari demostraba estar en disposición de metas mayores después de quitarse con facilidad a Daniel Ricciardo y comenzar a atosigar a Verstappen en el preciso momento en el que los comisarios confirmaban que la acción con Lewis iba a ser investigada después de que Kimi llegara pasado por el interior y bloqueando rueda. Por detrás Checo Pérez también se veía con la obligación de remontar después de realizar un trompo en la primera curva que a punto llevaba a colisionar con los dos Williams. Todas esas salidas de pista permitían a Carlos Sainz Jr. colocarse entre los 10 primeros, mientras que Fernando Alonso era uno de los que se iba largo en la primera curva junto a Stoffel y los Force India.

No tardarían mucho los comisarios en determinar la culpabilidad de Räikkönen en la colisión, castigándole con 10 segundos de penalización mientras que Lewis Hamilton luchaba por recuperar posiciones. Tras sólo 11 vueltas y a pesar de llevar el suelo dañado de su W09, el británico enrabietado conseguía escalar hasta la sexta plaza. Kimi decidía adelantar su parada para tratar de superar a la desesperada por ritmo a Max Verstappen y además cubrir su posición respecto al propio Hamilton, estrategia que se iría en parte por tierra después de una salida del finés cuando trataba de volver a superar a Ricciardo.

En boxes la noticia la ponía Carlos Sainz Jr., el cual después de rodar con el compuesto medio a buen ritmo durante el inicio decidía junto al equipo montar el duro para tratar de afrontar la segunda parte de la carrera sin sobresaltos de nuevo con los neumáticos. Charles Leclerc, que volvía a estar en condiciones de sumar más puntos debería abandonar después de que en su parada en boxes una tuerca mal ajustada le obligaba a tomar la escapatoria de la curva tres.

Las malas noticias para Sauber se multiplicaban cuando Marcus Ericsson perdía la zaga de su monoplaza a consecuencia de llevar el DRS abierto en la primera curva. Era el primer Safety Car de la carrera y por tanto toda una revolución a falta de menos de veinte vueltas. Vettel tomaba la decisión de entrar en boxes al igual que Max Verstappen para montar los neumáticos blandos. Bottas se ponía a liderar la carrera con Vettel segundo y Hamilton en la tercera plaza. Los dos Mercedes llevaban el compuesto medio con muchas vueltas, mientras que Sebastian debía jugar sus cartas a falta de 15 vueltas para recuperar la cabeza de la carrera y tratar de volver a dar un golpe al Mundial.

Apenas llevábamos unos metros después de la salida relanzada cuando además del bonito duelo entre Räikkönen y Verstappen eramos testigos de un toque entre Romain Grosjean y Sainz que acababa con los dos contra el muro, sin daños físicos pero obligando a que el coche de seguridad volviera a salir a pista. Quedaba todavía lo mejor de la carrera con los dos Ferrari atosigando a los dos Mercedes AMG después de que Kimi consiguiera desembarazarse de Max. Bottas conseguía defenderse de forma espectacular de cada uno de los ataques iniciales de Vettel, algo que permitía al grupo mantenerse muy unido.

A falta de cinco vueltas, justo después de ver a Verstappen cometer un error en forma de trompo (quedaba después fuera de carrera el ganador del Gran Premio de Austria, mientras que Ricciardo pasaba a ser quinto), Vettel lanzaba un ataque inapelable al que Bottas ya no tendría ninguna respuesta. Las instrucciones desde el muro a Sebastian eran los de ‘cabeza abajo’, consiguiendo además la vuelta rápida de carrera con un 1:30.696. Bottas era superado por Lewis, ya sin neumático, algo que permitía a Kimi y Ricciardo echarse encima del finlandés que no tendría forma de mantener la posición de podio. Finalmente Valtteri sería cuarto, mientras que Hamilton retenía la segunda plaza por delante de un Räikkönen que vio que este fin de semana también estaba en condiciones de pelear cara a cara frente a Sebastian y Lewis.

Nico Hülkenberg realizaba una carrera muy regular, marcando su ritmo y alejándose de todos los accidentes en pista, algo que le permitía terminar sexto, en este caso tras Daniel Ricciardo y después de no haber llegado a Q3 en la jornada del sábado. Esteban Ocon era séptimo y Fernando Alonso octavo, completando un gran domingo y después de imponerse a Kevin Magnussen en su propia revancha personal con el danés. Pierre Gasly completaba las posiciones de puntos al haber adelantado a Checo Pérez prácticamente sobre la campana. Seis abandonos en un nuevo Gran Premio apasionante que terminaba con Vettel sumando la 51ª victoria de su carrera deportiva (iguala a Alain Prost), con Kimi reconociendo su error y pidiendo disculpas y con un Lewis Hamilton que se saltaba el protocolo y evitaba hacer declaraciones tras la carrera a la retransmisión oficial.

Información y Fotos: Marco Carrillo/SportCar
Por Octavio Paquini/@Tavo_PaquiniV

%d bloggers like this: