News GR

 

Hace 35 años, Frank Zappa y Dee Snider, defendieron ‘a capa y espada’ la libertad de expresión ante un congreso compuesto por Tipper Gore, Susan Baker, Nancy Thurmond, Pam Howar y Sally Nevius, mejor conocidas como “Las esposas de Washington”, quienes querían prohibir la difusión y comercialización de la música rock y heavy metal principalmente, gracias a su contenido ‘inapropiado’.

Bajo criterios poco sólidos y una lista de canciones reprobables, según ellas, llamada “Las quince asquerosas”, señalaron a AC/DC, #DefLeppard, #BlackSabbath y Prince, entre otros, como artistas que incitaban al odio, a la perversión y el ocultismo, lo cual era inaceptable en la sociedad norteamericana.

Ante estas declaraciones, el músico estadounidense Frank Zappa, denunció en la audiencia que solo se buscaba una censura limitante hacia la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, misma que garantiza la libertad de expresión y en caso de no respetarla se violarían las libertades civiles.

Junto al músico se unió también Dee Snider, vocalista del grupo #TwistedSister, quien formaba parte de “Las quince asquerosas” por su canción ‘We’re Not Gonna Take It’ y posterior con el tema ‘Under The Blade’; a lo cual el cantante inició un debate para defender su música y la verdadera intención de la misma.

“Estoy casado, tengo un hijo de tres años, nací y crecí como cristiano y aún me adhiero a estos principios, y créanlo o no, no bebo, no fumo y no tomo drogas”, dijo Snider; además, tras las acusaciones de sadomasoquismo hacia su canción ‘Under The Blade’, comentó lo siguiente:

“El único sadomasoquismo, esclavitud y violación en esta canción está en la mente de la señora Gore”, ya que la letra se escribió con la intención de interpretar el miedo hacía una operación quirúrgica y la banda no se hacía responsable de otras interpretaciones personales.


Finalmente se decidió añadir la etiqueta de ‘Parental Advisory: Explicit Content’, ya sin categorizar a los artistas, con la intención de cuidar el contenido que consumían los jóvenes; así, después de todos los hechos que ocurrieron en aquel momento, reconocen a Frank y Dee como los defensores del rock y la libertad de expresión en la música.

 

News GR

 


Una encuesta reciente realizada por la National Independent Venue Association encontró que el 90% de los locales de música independientes se enfrentan al cierre si el cierre del coronavirus dura seis meses o más y no se brinda apoyo federal. Ahora, un grupo de 600 artistas han firmado una carta abierta pidiendo al Congreso que proporcione los fondos y el apoyo necesarios para mantener estos lugares a flote.

Un quién es quién de los músicos destacados ha puesto su nombre en la carta, todos, desde Dave Grohl hasta Billie Eilish, Willie Nelson y Robert Plant. Otros firmantes notables incluyen André 3000, Billy Joel, Lady Gaga, Kacey Musgraves, Bon Iver, St. Vincent, Trent Reznor, Patti Smith, David Byrne, Earth Wind & Fire, Vampire Weekend, Alice Cooper, Jack Black, Josh Homme, Ozzy Osbourne, Mitski, Maggie Rogers, Conor Oberst, Beach House y Kamasi Washington.

Varios comediantes prominentes también han firmado la carta, incluidos David Letterman, Jerry Seinfeld, Whoopi Goldberg, Sarah Silverman, Jay Leno, Ilana Glazer, Tig Notaro y Jeff Foxworthy.

«Sabremos que Estados Unidos está» de regreso «cuando nuestros locales de música estén llenos de fanáticos que disfruten de conciertos con abandono», dice la carta de los artistas. «La experiencia de la música en vivo está indisolublemente ligada al tejido cultural y económico de nuestra nación».

«Le pedimos que apoye la solicitud de asistencia de NIVA para que estos lugares queridos puedan reabrir cuando sea seguro y darnos la bienvenida a nosotros y a nuestros fanáticos», continúa la carta. «El colapso de este elemento crucial en el ecosistema de la industria de la música sería devastador».

“Los lugares independientes están pidiendo una inversión para asegurar su futuro, no un folleto. Un informe de Chicago descubrió que cada dólar que los pequeños locales generan en la venta de boletos genera $ 12 de actividad económica. Si estos lugares independientes cierran para siempre, las ciudades y pueblos de todo Estados Unidos no solo perderán su corazón cultural y de entretenimiento, sino que también perderán el motor que de otro modo sería un motor de renovación económica para todas las empresas que los rodean ”.

Como se informó anteriormente, la NIVA, que se formó en respuesta a la pandemia, está pidiendo al Congreso que ajuste el Programa de Protección de Cheques de Pago existente para satisfacer las necesidades de lugares independientes. Específicamente, la NIVA está buscando el equivalente a seis meses de nómina, beneficios y costos operativos fijos como alquiler / hipoteca, servicios públicos, impuestos y seguros que aún deben cubrirse, incluso cuando no se permite la apertura de lugares. .

La NIVA también solicita al Congreso la condonación de préstamos y créditos fiscales específicamente relacionados con reembolsos de boletos, retención de empleados e iniciativas seguras en el lugar de trabajo, así como la expansión del PPP para cubrir los beneficios salariales y de seguro para los empleados a tiempo parcial, que constituyen un Gran porcentaje del personal del recinto.

Un grupo bipartidista de 150 miembros del Congreso envió recientemente cartas a los líderes del Senado y la Cámara expresando su apoyo a las solicitudes de la NIVA.

Artistas y miembros del público en general pueden mostrar su propio apoyo a la NIVA visitando SaveOurStages.com. Allí, tendrán la opción de enviar una carta a sus representantes locales y estatales para alentar la aprobación de legislación que beneficie a lugares independientes.