News GR Opiniones Reseñas Un día como hoy

Para finales de 1975 Kiss ya era la banda de rock más grande del momento, gracias a su álbum en vivo Kiss Alive! Mismo que hizo salvar a su casa discográfica, Casa Blanca, de la quiebra y literalmente Kiss también le salvó la vida al dueño de la casa discográfica, Neil Bogart.

Después del enorme éxito de Alive!, Kiss necesitaba mantener el mismo ritmo para poder seguir escalando la cima, así fue como de la mano del productor Bob Ezrin, Kiss se embarcó en su ambicioso cuarto álbum de estudio, Destroyer, donde desde la portada se avecinaba un trabajo fenomenal, en la cual se pueden ver a los miembros de la banda rompiendo una especie de pared o barda para salir triunfantes los cuatro.

Lanzado un 15 de marzo de 1976, Destroyer como su nombre lo dice, es un disco destructor y demoledor, que abre con un himno del rock, Detroit Rock City, cuya letra está dedicada a la ciudad de Detroit, misma en donde fue grabado Kiss Alive! y según la leyenda, también fue dedicada a dos jóvenes que fallecieron debido a un accidente automovilístico cuando estos iban rumbo a un concierto de Kiss.

https://www.youtube.com/watch?v=oKgxH42Ephg

King Of The Nigh Time World continúa con una poderosa introducción y un riff alegre acompañado de una batería veloz de Peter Criss, God Of Thunder se convertiría en el himno de Gene Simmons al ser el icónico tema en el cual El Demonio realiza su acto de escupir sangre en el escenario, un tema poderoso, lento pero muy pesado con un riff muy al estilo del heavy metal primigenio que ya comenzaba por esos días.

Great Expectations un tema hasta ese momento inusual en Kiss, al ser una balada acompañada de un coro de niños y con arreglos orquestales, algo sumamente arriesgado para una banda de rock que recién había detonado las tiendas de discos.

El lado B del álbum inicia con Flaming Youth con una explosiva introducción que hace levantar el ánimo a cualquiera al igual que un coro pegajoso que difícilmente podrás sacar de la cabeza, a pesar de que Ace Frehley no grabó la guitarra en la canción, al igual que en Sweet Pain, siendo reemplazado por Dick Wagner, guitarrista en ese momento de la banda de Alice Cooper.

Shout It Loud también se convertiría en un himno de los adolescentes de la época al gritar a los 4 vientos la necesidad de seguir rockeando y la fiesta todos los días, pareciendo una especie de continuación de Rock and Roll All Nite, en donde Gene Simmons y Paul Stanley dan lo mejor de sus voces para reafirmar dicho mensaje.

Hacía el final encontramos una balada acompañada de piano y violines, llamada Beth (que en un principio se llamaría Beck) tema que Peter Criss escribió para su novia de ese entonces, y sorpresivamente el tema que tuvo más éxito de todo el disco, al igual que el sencillo de mayor éxito en la historia de la banda. Para cerrar Do You Love Me? que narra las dudas amorosas de los músicos de rock para saber si su amor es realmente correspondido o solo es por ser estrellas de rock.

Destroyer se convirtió en un éxito inmediato, llegó para quedarse y es de los pocos álbumes de rock que está plagado de éxitos que al día de hoy siguen retumbando en sus presentaciones en vivo.