Conciertos

En una noche cargada de nostalgia, emoción y pura pasión por el rock, la legendaria banda mexicana El Tri celebró su aniversario número 55 en la impresionante Arena CDMX. Con una carrera repleta de éxitos memorables y una base de seguidores leales que se cuentan por millones, la agrupación demostró una vez más por qué es un pilar fundamental en la historia del rock mexicano.

El recinto vibraba con la presencia de fans de todas las edades, ansiosos por presenciar el espectáculo del icónico «Rey del Rock Mexicano». La velada comenzó con un emotivo homenaje a la rica cultura de nuestros antepasados, quienes dieron forma a la identidad única de México. A través de un vídeo conmemorativo, se revivieron los recuerdos de estos 55 años de conciertos y diversión, mostrando fotografías de actuaciones inolvidables y carteles que marcaron una época.

Las luces se atenuaron y la ovación llenó la Arena cuando Alex Lora, ondeando la bandera de México con orgullo, pisó el escenario. Agradeciendo a sus seguidores, lanzó un grito que resonó en el corazón de todos los presentes, un grito por el rock.

El primer invitado de la noche fue Toño Lira de Liran Roll, quien regaló una impresionante versión de «María» y «¡Que Viva el Rock and Roll!».

Aleks Syntek, en un gesto de unidad musical, se unió a la celebración demostrando que la pasión por la música trasciende fronteras. Juntos entregaron una magnífica versión de «Unos Quieren Subir».

La noche también contó con la destacada participación de Nex-Leporosy, dos gigantes de la escena metalera en México, quienes hicieron vibrar a la audiencia con sus interpretaciones de «Será» y «De Tripas Corazón».

Benito y su Sonora se sumaron a la celebración con una contundente muestra de diversidad musical, adentrándose en el mundo de la salsa con «La Boa».

Moderatto sorprendió al público al unirse a Alex Lora para interpretar «Chavo de Onda», dejando a todos los presentes con un recuerdo imborrable.

No podía faltar el clásico «Minuto de Desmadre», un momento de comunión para recordar a los hermanos que ya han emprendido otro viaje.

Entre el sonido de la tuba y el acordeón de EDEN MUÑOS, el amor se apoderó de la Arena CDMX, demostrando que el rock and roll tiene el poder de unir corazones.

Y, por supuesto, una celebración en México no estaría completa sin la presencia de mariachis. Ofrecieron un popurrí de canciones de El Tri, incluyendo un emotivo tributo al Rey.

El momento más esperado llegó cuando Alex Lora presentó en vivo por primera vez su colaboración con el Gato Rockabilly, la cautivadora canción «Sam Bigotes», disponible en todas las plataformas digitales.

Para culminar la noche, Chela Lora se unió a su amado en el escenario para entonar los clásicos del Tri: «Triste Canción», «ADO», «Cuando Tú No Estás» y «Las Piedras». Fue una velada inolvidable que dejó una huella imborrable en la historia del rock mexicano.