Cine

En plena gira promocional de la película Elvis, Tom Hanks repasa sus vivencias en relación a algunas de las principales historias a las que dio vida en la gran pantalla. Sin perder el humor, el actor cuenta cómo se dirigen en ocasiones a él por la calle, replicando los nombres de sus personajes, y se ha referido a algunas de sus experiencias en los sets de rodaje.
El aclamado intérprete de 65 años relata cómo ha sido participar en producciones como Apolo 13, Relato de un náufrago, la inminente biopic sobre el rey del rock o Sully: Hazaña en el Hudson. Sobre esta última realización, dirigida por Clint Eastwood, Hanks reveló tiempo atrás que no fue sencillo trabajar bajos las órdenes del actor de El bueno, el malo y el feo.
El ganador del Oscar dijo que experimentó cierta presión durante el rodaje frente a su colega, situación que incluso lo llevó a no mirar al director directo a los ojos por mucho tiempo. “Eso no es algo que querrás experimentar”, apuntó con humor y aclarando que le agrada Eastwood, pero matizando que resulta “intimidante” cuando el realizador observa a quienes dirige bajo su característica mirada entrecerrada.
Eastwood, quien recientemente cumplió 92 años, continúa dirigiendo películas en Hollywood. “¿Cómo es trabajar con Clint? Nos trataba como a caballos”, dijo Hanks en el programa Jimmy Kimmel Live sobre su experiencia en la filmación de la película que ficciona la historia del accidente aéreo del río Hudson en 2009, en el que el piloto salvó la vida de las 155 personas que viajaban a bordo.
“Cuando viene al set, solo querés complacerlo y no mirarlo a los ojos por mucho tiempo”, apuntó Hanks. El actor explicó, además, que mientras algunas películas se filman en un clima de alboroto, no es el caso de los proyectos encabezados por Eastwood. “En los rodajes dicen: ‘¡Acción! Prepárense todos, estamos rodando, estamos rodando, estamos rodando, ¡prepárense! Acción’. Así son la mayoría de las películas”. Sin embargo, contó que el actor y director levantaba silenciosamente su dedo en un círculo durante el rodaje para indicar “rodando” en un ambiente silencioso.
“Cuando estás en una película de Clint Eastwood ni siquiera sabés que la cámara está rodando. Solamente escuchás por encima de tu hombro: ‘está bien, adelante…’”, relató el actor. “A veces, te gusta lo que estás haciendo y seguís haciéndolo, hasta que lo oís decir: ‘ya es suficiente’. Y ya está. Después de eso, pasa página y vas a la siguiente escena. Es intimidante”, contó Hanks.
La estrella de Forrest Gump también fue noticia en los últimos días por notorios cambios en su aspecto físico. En algunas de las presentaciones de la película, se lo ve con envejecido y con una imagen que preocupa a sus fans. En el estreno de la biopic en Australia el pasado 4 de junio, en la ciudad de Gold Coast -donde se desarrolló el rodaje-, se pudo ver al actor hablando y sosteniendo el micrófono con las dos manos para tratar de detener un temblor. Mientras su mano derecha se mueve, Hanks trata de controlar la situación colocando su mano izquierda en la parte inferior del micrófono para cambiar el artefacto de manos. A pesar de las especulaciones respecto a su salud, no se descarta que su actual aspecto físico se deba a alguna dieta para adaptar su figura a un próximo proyecto profesional. No sería la primera ocasión en que el actor se ve en la obligación de perder peso para representar un papel, como ya hizo en Náufrago. Sin embargo, por el momento no ha trascendido el motivo de su aparente desmejoría.
En estos días, Hanks volvió asimismo a ocupar los titulares al estallar de furia cuando unos fans intentaron cercar a su esposa, Rita Wilson, hasta casi derribarla en medio del afán por conocerla y tomarse algunas fotos con ella. El insólito momento ocurrió el miércoles por la noche cuando salían de un restaurante en Nueva York y se dirigían al auto. Conocido por su amabilidad, la estrella de cine perdió la compostura cuando gritó: “¿¡Qué car… hacen!?”, según consignó TMZ. Inicialmente, algunos fanáticos se acercaron al matrimonio entre vítores y con celulares en mano para registrar el momento, pero en cuestión de segundos se convirtieron en un enjambre. Pese a que el matrimonio trató de caminar más rápido para poder marcar distancia, no hubo manera y uno de los seguidores casi tiró a Wilson al suelo. De inmediato, Rita gritó y Tom volteó a buscarla con la mirada y acudió en su rescate. Luego, el actor puso la mano sobre el fan para evitar que avanzara y visiblemente enojado gritó: “¡Esta es mi esposa! ¡Retrocedan!”, según reseñó Page Six. El inaudito episodio no duró más de un minuto, tal y como quedó registrado en el video que se hizo viral en redes sociales.