News GR

 

El segundo día del festival fue aún más impresionante que el primero, con una multitud que superaba en número a la del día de apertura. La atmósfera estaba impregnada de emoción y anticipación, especialmente porque el clima se mostró favorable, sin rastro de lluvia .

 

La jornada arrancó con el arrollador espectáculo de Divino Niño, cuya energía contagiosa marcó el inicio perfecto para una jornada llena de música y diversión. Le siguió Irepelusa, cuyo ritmo envolvente mantuvo a la audiencia en constante movimiento y euforia.

El momento álgido llegó cuando SZA subió al escenario, derrochando talento y carisma con cada nota. Su actuación fue una experiencia inolvidable que dejó a todos con ganas de más. Luego, el turno fue para Greta Van Fleet, cuyos riffs de guitarra y voz poderosa electrizaron el ambiente.

Sin embargo, fue Sam Smith quien se llevó la noche con su actuación emocionalmente cargada. Su voz angelical resonó en todo el recinto, llevando a los espectadores a un viaje de emociones profundas. La sorpresa llegó cuando, en medio de su actuación, recibió varias propuestas de matrimonio de fans emocionados, añadiendo un toque de romance al evento.

Y justo cuando pensábamos que la noche había alcanzado su punto máximo, Punto Uno cerró el festival en el escenario principal con su icónica canción «El Tiburón». El público se entregó por completo a la música, bailando y cantando hasta altas horas de la madrugada, despidiendo el festival con un final épico que quedará grabado en la memoria de todos los asistentes.