Conciertos News GR

Con una gran interacción con la audiencia y carisma, Ases Falsos llenaron de rock uno de los escenario del Chilean Wey Festival.

La banda chilena se presentó como el octavo grupo del festival, siendo los cuartos en el escenario Bacan. Entre el setlist de canciones que tocaron, encontramos ‘La Gran Curva‘, ‘Eres una Bomba‘ y ‘2022‘; esta última formando parte de la discografía de Fother Mucker, antigua etapa de la banda.

https://www.instagram.com/tv/CeZkY9oqYYj/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Tal fue la euforia del espectáculo, que el vocalista Cristóbal Briceño bajó del escenario un par de veces; en una de ellas durante la canción ‘2022‘, dando un recorrido por todo el lugar, llegando hasta el escenario Wey. Sus fanáticos pudieron acompañarlo en esta caminata, siendo escoltado por una gran multitud

https://www.instagram.com/p/CeZ80uJOiHp/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

Acerca de Ases Falsos

Ases Falsos es una banda chilena de rock alternativo formada por Cristóbal Briceño, Simón Sánchez, Martín del Real, Francisco Rojas y Daniel de la Fuente. Desde 2005 hasta 2011 fueron conocidos bajo el nombre de Fother Muckers.​ A partir del abril de 2011, comienzan una nueva etapa como Ases Falsos, la que el guitarrista Héctor Muñoz abandonaría en marzo del 2012. El mismo Cristóbal Briceño explicaría en una presentación que «terminamos de contar un cuento, que fue Fother Muckers, y ahora nos disponemos a contar otro».

El nombre proviene de la canción n°10 del disco ‘Justo y Necesario‘ de los Fother Muckers titulada «Los ases falsos«. Cristóbal Briceño aclara lo siguiente:

«Son dos razones, una razón que lleva a la otra. Había una canción de los Fother Muckers del 2008 que hablaba sobre una banda que se llamaba los Ases Falsos. Es una historia dentro de una historia, una caja dentro de una caja, un sueño dentro de un sueño. Esa banda se llamaba Ases Falsos porque en la Patagonia, de donde viene mi familia, hay un juego de cartas, del naipe español que se llama truco, es un juego buenísimo, al nivel del ajedrez en cuanto a que se puede extrapolar su simbolismo a la vida real. Se trata mucho de mentir, como la vida. En este juego hay unas cartas que tienen un valor mediocre y son los Ases Falsos, las mejores cartas son los Ases (espadas y basto), el de oro y copa son los que no sirven.»