News GR

Kurt Cobain falleció a los 27 años de edad un día cómo hoy, 5 de abril, pero de 1994, pero su música y su historia siguen vigentes; si no conoces su historia checa estos documentales disponibles en streaming.

1. Kurt Cobain: Montage of Heck

Este documental es imperdible porque sigue a Kurt desde sus primeros años en esta visceral y detallada visión cinematográfica de un artista en conflicto con su entorno. Además, en una entrevista exclusiva para su estreno, el director Brett Morgen tiene un acceso sin precedentes a la familia Cobain y su pasado.  Además, el documental fue premiado en el Festival de cine Sundance 2015 y está disponible en Netflix.

2. Kurt Cobain: About a son

El documentalista A.J. Schnack creó este tributo impresionista al líder de Nirvana, Kurt Cobain, durante el apogeo de su fama. Su material de origen proviene de horas de entrevistas grabadas con Cobain que el periodista musical Michael Azerrad realizó para su libro de 1993 «Come As You Are: The Story of Nirvana», que Schnack combina con imágenes sin palabras que exploran las tres ciudades que Cobain llamó hogar: Aberdeen, Olympia. y Seattle, Washington. Puedes ver Kurt Cobain: About a son, en Dalymotion en este enlace.

3. Las últimas 48 horas de Kurt Cobain

VH1 tiene un especial de Nirvana llamado Las últimas 48 horas de Kurt Cobain, que narra los acontecimientos de las últimas horas de vida del cantante desde que compró la escopeta hasta que acabó con su vida. El documental dirigido por John Dower.

Come As You Are (próximamente)

Netflix prepara una película de Kurt Cobain, la producción llevará por nombre ‘Come As You Are’ y se centrará en el amor, la salud mental, adicciones y, claro está, la tragedia que cegó la vida del líder de Nirvana.

Asimismo, la cinta acompañará a Courtney Love, esposa de Kurt, pues no solo es la madre de su única hija, sino que también fue clave en su vida por acompañarlo en esos años llenos de conflictos. Aquí el tráiler.

News GR

Post Malone llegó a los titulares en 2020 cuando, en medio de los cierres, el rapero realizó una aclamada transmisión en vivo de covers de Nirvana acompañado por el baterista de Blink-182, Travis Barker, y las ganancias se destinaron a los esfuerzos de ayuda para el covid.

Ahora, según informa Metal Hammer , el músico revela que, antes de su actuación, le pidió permiso a la hija de Kurt Cobain, Frances, para tocar sus versiones de los icónicos temas:

«Fuimos a la hija de Kurt. Es importante para mí porque amaba mucho a Kurt, y él ha sido una gran inspiración para mí, musicalmente. Nunca querría ofender a nadie tratando de mostrar mi apoyo, así que solo quería asegurarme de que todo estuvo bien. Y estuvo bien, y recaudamos dinero para una buena causa, y pudimos tocar algunas de las canciones más jodidamente épicas de la historia».

 

News GR

Después de que Nirvana lanzara su álbum más exitoso, “Nevermind”, en 1991, liderado por Kurt Cobain, el grunge se convirtió en el principal género de rock and roll adoptado por la industria de la música y los principales medios de comunicación. Es considerado el movimiento que “mató” al “Hair Metal” de los 80 que tenía looks extravagantes y rápidos solos de guitarra. Pero el género también afectó a casi todas las bandas de Heavy Metal que eran vistas por la industria y muchos fanáticos de la música como cosas del pasado.

Ese sentido de división entre los estilos creó una especie de rivalidad entre los fans y las bandas, pero como recordó el guitarrista de Metallica , Kirk Hammett, en una entrevista para el documental de 2006 » Get Thrashed «, el vocalista y guitarrista de Nirvana, Kurt Cobain, era un gran fanático del Thrash Metal. banda.

La canción y el álbum de Metallica que le gustó a Kurt Cobain

Según Kirk Hammett, tuvo la oportunidad de pasar un rato con Kurt Cobain a principios de los 90 y el músico le dijo que su álbum favorito de la banda era “Ride The Lightning” de 1984. Hammett recordó eso en el documental, diciendo (transcrito por Rock and Roll Garage): “Cuando grabamos ‘ The Black Album ‘ estaba escuchando a esta banda que estaba en este sello discográfico independiente. Yo estaba realmente en su primer álbum. Así que me senté con el cantante. Su nombre era Kurt. Dijo que uno de sus álbumes favoritos era ‘Ride The Lightning’”, dijo Kirk Hammett.

Lanzado en 1984, cuando Kurt Cobain tenía 17 años, “Ride The Lightning” es uno de los álbumes más elogiados de Metallica. Su segundo trabajo de estudio tenía canciones clásicas como la canción principal, «For Whom The Bell Tolls», «Fade To Black», «Creeping Death» y «Fight Fire With Fire», que aún se interpretan en vivo en conciertos de la banda.

La canción de Metallica que Cobain le dijo a Kirk Hammett era una de sus favoritas

Después de revelar que a Cobain le gustó el álbum “Ride The Lightning”, Hammett reveló que una de las canciones que más le gustó al líder de Nirvana fue “Whiplash”. El músico también recordó un momento divertido cuando el músico fue a un concierto de Metallica. “Una de sus canciones favoritas de Metallica era ‘Whiplash’. Justo después de que terminamos de grabar ‘The Black Album’, Kurt sacó un álbum llamado ‘Nevermind’. Entonces, de repente, el grunge estaba en todas partes”.

“Kurt era un gran fan de Metallica. Puedo recordar cuando tocamos en Seattle, creo que fue en 1992. Kurt vino al show y estaba en el nido de serpientes, una pequeña área en el escenario. Recuerdo que todo el tiempo que estuvimos jugando no dejaba de agitar los brazos hacia mí. Fui por allí. Entonces, lo que tenía que decir y su única pregunta para mí era ‘¿Van a tocar ‘Whiplash’ esta noche?’ (Risas) y lo hicimos”, dijo Kirk Hammett.

«Whiplash» es la sexta pista del álbum debut de Metallica «Kill’ Em All» lanzado en 1983 y el grupo constantemente abre sus conciertos con la canción. Ese álbum también tenía otras canciones famosas como «Hit The Lights», «The Four Horsemen», «No Remorse» y «Seek & Destroy».

News GR

 

Para Boddah:
Hablando como el estúpido con gran experiencia que preferiría ser un charlatán infantil castrado. Esta nota debería ser muy fácil de entender.

Todo lo que me enseñaron en los cursos de punk rock que he ido siguiendo a lo largo de los años, desde mi primer contacto con la, digamos, ética de la independencia y la vinculación con mi entorno ha resultado cierto. Ya hace demasiado tiempo que no me emociono ni escuchando ni creando música, ni tampoco escribiéndola, ni siquiera haciendo rock’n’roll. Me siento increíblemente culpable. Por ejemplo, cuando se apagan las luces antes del concierto y se oyen los gritos del público, a mí no me afectan tal como afectaban a Freddy Mercury , a quien parecía encantarle que el público le amase y adorase. Lo cual admiro y envidio muchísimo. De hecho, no os puedo engañar, a ninguno de vosotros. Simplemente no sería justo ni para mí. Simular que me lo estoy pasando el 100% bien sería el peor crimen que me pudiese imaginar.

A veces tengo la sensación de que tendría que fichar antes de subir al escenario. Lo he intentado todo para que eso no ocurriese. (Y sigo intentándolo, créeme Señor, pero no es suficiente).

Soy consciente de que yo, nosotros, hemos influido y gustado a mucha gente. Debo ser uno de aquellos narcisistas que sólo aprecian las cosas cuando ya han ocurrido. Soy demasiado sencillo. Necesito estar un poco anestesiado para recuperar el entusiasmo que tenía cuando era un niño. En nuestras tres últimas giras he apreciado mucho más a todo la gente que he conocido personalmente que son fans nuestros, pero a pesar de ello no puedo superar la frustración, la culpa y la hipersensibilidad hacia la gente. Sólo hay bien en mí, y pienso que simplemente amo demasiado a la gente. Tanto, que eso me hace sentir jodidamente triste. El típico Piscis triste, sensible, insatisfecho, ¡Dios mío! ¿Por qué no puedo disfrutar? ¡No lo sé! Tengo una mujer divina, llena de ambición y comprensión, y una hija que me recuerda mucho como había sido yo.

Llena de amor y alegría, confía en todo el mundo porque para ella todo el mundo es bueno y cree que no le harán daño. Eso me asusta tanto que casi me inmoviliza. No puedo soportar la idea de que Frances se convierta en una rockera siniestra, miserable y autodestructiva como en lo que me he convertido yo. Lo tengo todo, todo. Y lo aprecio, pero desde los siete años odio a la gente en general…Sólo porque parece que a la gente le resulta fácil relacionarse y ser comprensiva. ¡Comprensiva! Sólo porque amo y me compadezco demasiado de la gente. Gracias a todos desde lo más profundo de mi estómago nauseabundo por sus cartas y su interés durante los últimos años. Soy una criatura voluble y lunática. Se me ha acabado la pasión, y recuerden que es mejor quemarse que apagarse lentamente. Paz, amor y comprensión. Kurt Cobain.

Frances y Courtney, estaré en su altar.
Por favor, Courtney, sigue adelante por Frances, por su vida que será mucho más feliz sin mí. Te amo. ¡Te amo!.

 

News GR

Los últimos días de Kurt Cobain antes de su impactante muerte en 1994 se representarán en una ópera. Así lo confirma una producción que será presentada por la Royal Opera House de Londres y se titulará Last Days. Una idea que parece extraña en la práctica, pero que también nos habla de una tragedia en contexto moderno, como las que suelen ser representadas en la ópera como Romeo y Julieta, Hamlet o La Traviata.

Basada en la película del mismo nombre de Gus Van Sant de 2005, que explora los últimos días de Cobain bajo la apariencia de un joven músico llamado Blake, Last Days seguirá al personaje “obsesionado por objetos, visitantes y recuerdos que lo distraen de su verdadero propósito – autodestrucción”.

Dirigida por Copson y Anna Morrissey, Last Days ha sido compuesta por Oliver Leith, quien es el compositor residente de la Royal Opera House. La producción está programada para llegar a las tablas en octubre en el Teatro Linbury del lugar. Una descripción de la Royal Opera House también revela que la ópera “se sumerge en el tormento que creó un mito moderno”.

Leith, fan y seguidor de Nirvana, explica que su “música fue la banda sonora de mi adolescencia. Es parte de la primera música que aprendí a tocar con la guitarra. Debo mucho de cómo ahora hago música al sonido del grunge de esa época; nunca había pensado realmente de dónde habían venido mi desorden experimental y mis repeticiones”. El compositor agrega además que no cree que la producción, como la película de Van Sant, esté sensacionalizando la muerte del líder.

“Sabemos que viene. Se utiliza como una lente a través de la cual vemos realzada la vida cotidiana del sonambulismo”, explica. “Por ejemplo, decirle a un repartidor que ‘vuelva otro día’ está cargado de tragedia. Creo que la ópera también eleva las apuestas de lo cotidiano”.

News GR
El líder de Foo Fighters, Dave Grohl, expresó recientemente su opinión sobre el viejo debate de si la música rock está muerta o no. Durante una entrevista reciente con Leonie Cooper de The Independent, nombró a algunas estrellas que cree que defienden el espíritu del género rock. Recientemente, Dave Grohl hizo afirmaciones sobre la ruptura de Foo Fighters.
Dave Grohl se abre sobre el escenario actual de la música rock
Dave Grohl & the Foo Fighters son bastante populares entre los fans. Recientemente lanzaron una película de terror «Studio 666» que puede no estar muy bien en la taquilla, pero la demanda de Foo Fighters
y su música todavía está muy presente.
En la película, el personaje de Jeff Garlin continúa diciendo que «el rock ‘n’ roll no ha sido relevante durante mucho tiempo», una declaración cuya negativa probablemente sorprendió a los fans.
Sin embargo, es posible que el género rock no esté en los titulares tanto como antes y Grohl argumenta que la actitud del rock ‘n’ roll está muy presente en algunos de los artistas jóvenes más populares de la actualidad, con un artista, en particular, continuando con el espíritu de Kurt Cobain y Nirvana:
“Puedo entender cómo es un juego diferente hoy en día para las bandas más jóvenes. Hay muchas bandas jóvenes geniales que lo están matando y tienen bases de fans devotas. Puede que no sean tan populares como Nicki Minaj, pero, sinceramente, cuando veo a Billie Eilish follando, eso es rock and roll para mí. Ella comenzó una revolución y se apoderó del mundo”.
Además, no es solo Billie Eilish quien lleva el futuro del rock según Grohl, ya que también nombra una banda prometedora (con música decididamente más rockera) por la que está muy entusiasmado: el indie británico. dúo rockero Wet Leg:
“Wet Leg está a punto de apoderarse de Estados Unidos. Yo los cavo. Un amigo mío me habló de ellos hace unos seis o siete meses y no podía quitarme la canción de la cabeza. A veces pasamos el rato en la casa de un amigo y simplemente bailamos hasta las cuatro de la mañana, y tocamos ‘Chaise Longue’ en repetición, como una y otra y otra y otra y otra vez”.
News GR

Fue el 23 de febrero de 1994 cuando Kurt Cobain junto a Nirvana hacen su última aparición televisiva, en el programa Tunnel, de Serena Dandini en Roma, Italia, en la misma ciudad donde acudiría días más tarde a un hospital por tratamiento de laringitis y donde casi muere de sobredosis por una mezcla letal de champán y flunitrazepam.

De ahí en más el itinerario fue muy incierto y oscuro para el ídolo del grunge, un callejón oscuro de pasadizo hacia su misteriosa muerte era lo que le sucedería. No hubieron más shows televisivos de Nirvana, solo ese concierto en vivo en Alemania en el terminal Einns que quedó tan inmortalizado por ser justamente el último.

El 18 de marzo su esposa Courtney Love informaba a la policía que Cobain se quería suicidar. La policía fue a la residencia y confiscó varias armas y una botella de píldoras a Cobain. Luego, el 25 de marzo Love convocó al círculo más cercano del músico donde informaba del abuso exponencial de las drogas de Cobain (incluso Michael Stipe de R.E.M. estuvo presente).

El 30 de marzo Cobain llegó al Centro de Recuperación Exodus en Los Ángeles, California, pero en la tarde del 1 de abril Cobain saltó una reja de 1.80m de alto y dejó el centro. Después abordó un taxi hacia el aeropuerto y regresó a Seattle, donde se le vio visitando lugares y personas, y poco y nada más se supo de él hasta cuando fue encontrado muerto de un escopetazo en su casa el 8 de abril. La autopsia determinó que en ese entonces ya llevaba tres días muerto, por lo cual se estimó su fecha de muerte el 5 de abril.

Llegaba el trágico final para un ídolo. Acá te dejamos esa última presentación que gracias a coleccionistas y restauraciones subieron a su cuenta oficial por internet, donde interpretaron ‘Serve The Servants’ y ‘Dumb’, aunque fue sólo la primera que quedó para el registro:

 

News GR

Frances Bean Cobain, la hija de Kurt Cobain y Courtney Love, ha revelado que está en una relación con Riley Hawk, el hijo de Tony Hawk.

Cobain oficializó la relación en Instagram en enero, cuando ella regresó de un descanso de un año con una publicación de Año Nuevo llena de actualizaciones de la vida. “Me tomé un descanso de un año de publicar en Instagram, lo cual fue excepcionalmente bueno para mi salud mental, emocional y espiritual”, escribió Cobain. “2021 me trajo más al momento presente que nunca, por lo que estoy profundamente agradecido. Quería compartir algunos momentos que fueron capturados/creados el año pasado que me trajeron una gran cantidad de alegría. Aquí está la esperanza de que el 2022 de todos esté lleno de conexiones auténticas, mucha calidez y un profundo descubrimiento de uno mismo. Feliz año nuevo.»


Además de las fotos de Cobain, su obra de arte y sus perros, el volcado de fotos incluía dos imágenes de Hawk. Hay uno de él sosteniendo al perro de Cobain, Tiny Tim, y otro de los dos abrazados en un bote junto a Tony Hawk y su esposa, Catherine Goodman. Suena como un grupo divertido.

Cobain y Hawk, ambos de 29 años, ciertamente se han parecido a sus famosos padres. Si bien es principalmente un artista visual, Cobain ha asombrado con sus dotes vocales en las diversas ocasiones en que ha publicado clips en las redes sociales de su canto. Mientras tanto, Hawk es un artista, patinador y líder del grupo de metal de San Diego, Warish, que lanzó su segundo álbum en abril pasado.

La presencia en Internet de niños famosos puede convertirse fácilmente en demostraciones groseras de riqueza y nepotismo, pero mientras esta pareja relativamente privada siga publicando sus extrañas pinturas acrílicas, estaremos aquí para comerlo.

News GR

El querido personaje de DC Comics da un giro de 180 grados para convertirse en una proyección del legendario cantante de Nirvana en sus últimos días.

The Batman tiene fecha de estreno pactada para el 4 de marzo de 2022, sin embargo, ya se conoce el nuevo y espectacular tráiler de esta nueva película del director Matt Reeves, protagonizada por el actor Robert Pattinson e inspirada en los últimos días de vida del gran Kurt Cobain de Nirvana.

Se acabó el Batman ‘playboy’ de la alta sociedad que todos conocemos, esta nueva apuesta a un personaje con tintes de rockstar y a su vez ermitaño, oscuro y desprolijo. Este año conoceremos a un personaje totalmente distinto basado en la conducta depresiva y en la tragedia de Kurt Cobain transitando sus últimos días en este mundo.

Cuando escribo, escucho música, y mientras escribía la primera escena de The Batman, puse ‘Something In The Way’ de Nirvana. Fue entonces cuando se me ocurrió que, en lugar de convertir a Bruce Wayne en la versión de playboy que hemos visto antes, hay otra versión que había pasado por una gran tragedia y se convirtió en un recluso de su propia mente. Así que comencé a hacer esta conexión con Last Days (2005) de Gus Van Sant y la idea de que esta versión ficticia de Kurt Cobain esté en este tipo de mansión en descomposición.

A continuación el nuevo tráiler de The Batman (2022):

News GR

El DÍA QUE COURTNEY LOVE SALVÓ DE LA MUERTE A KURT COBAIN POR UNA SOBREDOSIS LETAL DE HEROÍNA .

New York, Estados Unidos 🇺🇸

Era el 12 de enero de 1992, una mañana de domingo clara y fría en una pequeña suite del Hotel Omni, se encontraba una ventana abierta para ventilar el hedor de los cigarrillos. Dispersos en el suelo había montones de vestidos, camisas y zapatos. Hacia las puertas dobles de la suite había media docena de bandejas cubiertas con restos de comida de hace ya varios días. Platos a medio comer y rebanadas de queso rancias cubrían la parte superior de las bandejas, junto a un puñado de moscas que rondaban en la fruta y sobre una lechuga marchita. Esta no era la condición típica de una habitación de hotel de cuatro estrellas. Además un cartel en la puerta manifestaba y advertía sobre mantenerse alejado a la misma. Habían alterado un letrero de «No molestar» para leer, «¡No molesten NUNCA! ¡Estamos jodiendo!».

Dormida en la cama king-size con 26 años de edad, se encontraba Courtney Love. Llevaba un antifaz victoriano antiguo, y su largo cabello rubio se extendía sobre la sábana como las trenzas de un personaje en un cuento de hadas. Junto a ella había una marca profunda en la cama, donde una persona había estado recientemente. Al igual que la escena de apertura de una película negra, había un cadáver en la habitación.

«Me levanté a las 7 A.M. y él no estaba en la cama», recordó Love. «Nunca había estado tan asustada».

Alrededor de siete horas antes, Kurt y su banda Nirvana se habían presentado en «Saturday Night Live». Su aparición en el programa demostraría ser un momento decisivo en la historia del rock ‘n’ roll: la primera vez que una banda grunge había sido protagonista en la transmisión televisiva a nivel nacional en vivo. Fue el mismo fin de semana que el debut discográfico principal de Nirvana, Nevermind, derribó a Michael Jackson del primer lugar en el Billboard, convirtiéndose en el álbum más vendido en la nación. Si bien no fue exactamente el éxito de la noche a la mañana, la banda había estado trabajando durante cuatro años. La forma en que Nirvana había tomado por sorpresa a la industria de la música no tenía comparación. Prácticamente desconocidos un año antes, Nirvana irrumpió en las listas de éxitos con su hit «Smells Like Teen Spirit», que se convirtió en la canción más reconocible de 1991, su riff de guitarra de apertura significó el verdadero comienzo del rock de los noventa.
Y nunca hubo una estrella de rock como Kurt Cobain. Era más un anti-estrella que una celebridad, negándose a llevar una limusina a NBC y llevando una sensibilidad de tienda de segunda mano a todo lo que hacía. Para «Saturday Night Live» llevaba la misma ropa de los dos días anteriores: un par de zapatillas Converse, uno vaqueros con grandes agujeros en las rodillas, una camiseta que anuncia una banda oscura y un suéter tipo cardigan de Mister Rogers. No se había lavado el cabello durante una semana, pero lo había teñido con Kool-Aid de fresa, lo que hacía que sus mechones rubios parecieran como si hubieran sido enmarañados con sangre seca. Nunca antes, en la historia de la televisión en vivo, un artista había prestado tan poco cuidado a su apariencia o higiene, o al menos eso parecía. Kurt era un misántropo complicado y contradictorio, y lo que a veces parecía ser una revolución accidental mostraba indicios de una cuidadosa orquestación.

Manifestó en muchas entrevistas detestar el nivel de exposición que había recibido en MTV, sin embargo, repetidamente llamó a sus gerentes para quejarse de que la red no reproducía sus videos lo suficiente. Él obsesiva y compulsivamente planeó cada dirección musical de su carrera, escribiendo ideas en sus diarios años antes de que él las ejecutara, pero cuando le otorgaron los honores que había buscado, actuó como si fuera un inconveniente levantarse de la cama. Era un hombre de voluntad imponente, pero igualmente impulsado por un poderoso odio hacia sí mismo. Incluso aquellos que lo conocían mejor sentían que apenas lo conocían; los sucesos de esa mañana de domingo atestiguarían lo dicho.

Después de terminar «Saturday Night Live» y omitir el elenco, explicando que «no era su estilo», Kurt había concedido una entrevista de dos horas a un periodista de radio, que terminó a las cuatro de la mañana. Su jornada laboral había terminado y, de todos modos, había sido excepcionalmente exitosa: había titulado «Saturday Night Live», había visto su álbum llegar al número 1, y «Weird Al» Yankovic había pedido permiso para hacer una parodia de «Teen Spirit». Estos eventos, tomados en conjunto, seguramente marcaron el apogeo de su corta carrera, el tipo de reconocimiento con el que la mayoría de los artistas solo sueñan, y con el que Kurt había fantaseado cuando era un adolescente.

Mientras crecía en un pequeño pueblo en el suroeste del estado de Washington, Kurt nunca se había perdido un episodio de «Saturday Night Live», y se jactó ante sus amigos de la escuela secundaria de que algún día sería una estrella. Una década más tarde, él era la figura más famosa de la música. Después de solo su segundo álbum, fue aclamado como el mejor compositor de su generación.

En las horas previas al amanecer, Kurt no sintió vindicación ni ganas de celebrar, había aumentado su malestar habitual. Se sentía físicamente enfermo, sufriendo de lo que describió como «dolor nauseoso y recurrente» en el estómago, empeorado por el estrés. La fama y el éxito solo lo hicieron sentir peor. Kurt y su prometida, Courtney Love, fueron la pareja más comentada en el rock ‘n’ roll, aunque parte de esa relación fue marcada por el abuso de drogas. Kurt siempre había creído que el reconocimiento de su talento curaría muchos dolores emocionales que marcaron su vida temprana. Sin embargo, tener éxito y ser popular había demostrado la locura misma ya que esto iba acompañado con la frecuencia y aumento en el hábito de consumo de drogas. En la habitación de su hotel, en las primeras horas de la mañana, Kurt había tomado una bolsita de plástico de China, heroína blanca. La había preparado en una jeringa y se la había inyectado en el brazo. Esto en sí mismo no era inusual, ya que Kurt había estado consumiendo heroína regularmente durante varios meses con Love. Pero esta noche en particular, mientras Courtney dormía, Kurt había consumido demasiada heroína, más de lo normal. La sobredosis transformó su piel en un color verde agua, detuvo su respiración e hizo que sus músculos se tensasen como un cable coaxial. Se deslizó fuera de la cama y aterrizó boca abajo en una pila de ropa, con aspecto de cadáver descaradamente desechado por un asesino en serie.

«No era que él lo odiara», recordó Love. «Él estaba muerto». Si no me hubiera despertado a las 7 A.M. … No sé, tal vez lo sentí. Estaba tan jodido. Estaba enfermo y psicópata». Un esfuerzo de resucitación que con el tiempo se convertiría en algo común para ella: arrojó agua fría sobre su prometido y lo golpeó en el plexo solar para que sus pulmones comenzaran a tomar oxígeno. Cuando sus primeras acciones no obtuvieron respuesta ni resultado, volvió a repetir el ciclo como un paramédico que trabaja con una víctima en un ataque cardíaco. Finalmente, después de varios minutos de esfuerzo, Courtney escuchó un grito ahogado, lo que significaba que Kurt estaba respirando una vez más. Ella continuó reviviéndolo, salpicándole en la cara con agua y moviendo sus extremidades. A los pocos minutos, estaba sentado, hablando, y aunque todavía estaba muy drogado, mostraba una sonrisa de autoconfianza, como si estuviera orgulloso de su hazaña. Fue su primera sobredosis cercana a la muerte, llegada el mismo día en que se convirtió en una estrella.

En el transcurso de un solo día, Kurt había nacido a los ojos del público, había muerto en la intimidad de su propia oscuridad y había resucitado con una fuerza de amor. Fue una hazaña extraordinaria, inverosímil y casi imposible, pero lo mismo podría decirse de gran parte de su vida desmesurada, comenzando por su origen.

📝 El dato: Curiosamente un 12 de enero de 1990 Kurt y Courtney se conocieron, justo dos años después, Courtney le estaba salvando la vida a Kurt Cobain.