News GR

Mira a Corey Taylor de Slipknot llorar mientras reflexiona sobre la pelea a puñetazos con su compañero de banda Sid Wilson
El líder de Slipknot, Corey Taylor, se emociona al recordar el período de tiempo en el que estuvo en términos hostiles con su compañero de banda / tocadiscos Sid Wilson.
Durante una aparición en la convención de películas y recuerdos Monster-Mania Con en Pensilvania este fin de semana (del 11 al 13 de noviembre), Corey Taylor de Slipknot reflexionó sobre su relación con su compañero de banda Sid Wilson, revelando que en un momento, la pareja tuvo serios problemas entre ellos. que eventualmente se convirtió en una pelea física.
Cuando un fanático le pregunta si alguna vez ha tenido grandes peleas dentro de su banda, el líder responde (según lo transcrito Bob Suehs de Rock N Roll Experience): «Sid y yo nos peleamos a puñetazos, y es algo que estoy No estoy orgulloso de Fue durante un momento difícil, difícil. Él y yo estábamos en extremos tan paralelos, extremos polarizados y paralelos, del universo sin otra razón que simplemente estábamos en diferentes puntos de nuestra vida.

«Pero por alguna razón, solo estábamos golpeando cabezas con fuerza. Y no fue bueno, hasta el punto en que cuando él entraba en la habitación, yo me iba, y si entraba en la habitación, él se iba. Esto fue sobre hace seis años, entonces es… Estamos bien ahora, solo para que todos lo sepan».
Enlaces patrocinados
Consejos para verte mas profesional con un email .com
.com | Negocios en serio
Conoce más
Reflexionando sobre el punto de ruptura de la relación pendenciera de la pareja, continúa: «Pero llegó a un punto crítico en Suecia. Y él y yo estábamos en una lágrima. Afortunadamente, mantuvimos esto alejado de los fanáticos. Acabábamos de conocernos. -y-saludar en ese momento. Y un fan me había dado un cómic que había estado buscando durante mucho tiempo. Así que lo estaba mirando, y realmente lo aprecié, y Sid siendo Sid, [él] apareció y sin saber lo que estaba pasando, probablemente pensó que solo estaba bromeando, pero se acercó y simplemente me lo quitó de la mano con fuerza. Simplemente lo clavó. Y en cualquier otro contexto, habría sido divertido, como, «Oh, idiota», ya sabes. Pero todo se amplificó y todas las cosas que no has dicho vienen corriendo al frente de tu mente y se convierte en un problema. entre nosotros hasta el punto en que la banda tuvo que separarnos. Él decía que se iría a casa y dejaría la gira. No iba a disculparme. Fue malo, hombre.»
Al explicar cómo los dos compañeros de banda repararon su amistad dañada, Taylor comienza a ahogarse y a emocionarse, secándose las lágrimas de los ojos. “Cuando me operaron de la columna, [Sid] fue el primero en llamarme y [hace una pausa] simplemente me dijo: ‘Lo siento mucho’, y yo dije: ‘Lo siento mucho’. Y dije ‘Te amo’. Él estaba como, ‘¿Estás bien?’ Y yo estaba como, ‘Estoy bien. Todo está bien’. Y así, nada más importaba que yo y mi hermano».
Y agrega: «Estoy muy orgulloso y muy contento de que él y yo pudiéramos aplastar toda esa mierda, porque es una de mis personas favoritas en el mundo. Solo por la forma en que piensa, la forma en que crea, es uno de las mejores armas secretas que tenemos en Slipknot, porque su mente musical es muy creativa. Y además, nos instruye sobre cada máscara que se le ocurre. Solo lo miro y digo: ‘¡Maldito! ¡Maldita sea! ¿Por qué ¿Piensas en eso?

«Pero son cosas como esas las que te hacen ganar el cariño de las personas con las que has estado en las trincheras, con las que has pasado la mitad de tu vida en la carretera construyendo esto. No me lo esperaba y, sin embargo, hasta el día de hoy. , significa el mundo para mí. Así es como continúas. No se trata de las peleas; se trata de volver a estar juntos. Y eso es lo más importante que vamos a saber. Es esa mierda; eso es lo que tú hacer.»

News GR

llorar, digamos erizar nuestro vello, poner la piel de gallina, emocionarnos, al fin y al cabo. Hay canciones que son imposibles de escuchar sin que podamos evitar las lágrimas o una sensación igualmente emotiva.

Os dejamos algunas de esas canciones englobadas dentro del género del rock progresivo o cercanas a él y os pedimos que nos mandéis las vuestras:

Peter Gabriel – ‘Washing of the Water’

Loading video

Esta preciosa balada del compositor británico la introdujo en su inmortal disco ‘US’, dedicado a las relaciones de pareja y al amor. Realmente no es un tema que hable de la muerte o la despedida de esta vida, pero su letra es misteriosa y algunos versos no llevan a pensar en que sería la música ideal para un funeral emotivo pero sin dramatismo. Gabriel nos emociona y nos cuenta cómo pide al río de aguas profundas que le sanen y se lleven su dolor lo más lejos de allí…

King Crimson – ‘Epitaph’

Loading video

Imposible decir que fue el tema que te atrapó al segundo de Crimson. Incluido en su primer disco, ‘Epitaph’ es la belleza personificada en un tema de rock progresivo, donde el melotrón consigue la magia que otros instrumentos no pueden conseguir. La voz de Greg Lake hace el resto sobre unos arreglos y una melodía inmortales.

Genesis – ‘Afterglow’

Loading video

Sin duda la canción más bella y delicada de Genesis. Aunque no sea de su primer etapa con Peter Gabriel, Phil Collins consiguió tejer esta belleza de tema que nos taladra el corazón mientras los arreglos de guitarra de Steve Hackett y la melodía en general nos infunde un optimismo para convertir las lágrimas de emoción en un gran subidón de esperanza.

Pink Floyd – ‘Comfortably Numb’

Loading video

Venga sí, éste era un topicazo fácil… pero quién no se ha puesto toda la piel de gallina a lo largo del largo tema y del extraterrestre solo de David Gilmour. Suficiente para que Roger Waters tuviera que callarse y admitir que por esta aportación ya merece la pena ampliar los créditos de ‘The Wall’.

Camel – ‘Stationary Traveller’

Loading video

Este tema es el perfecto ejemplo de que no hace falta necesariamente una letra para emocionarnos, sino que la música puede conseguir el mismo objetivo con su sensibilidad y un gran solo de guitarra… Andy Latimer es el amo indiscutible de la belleza de los solos y este tema es inmortal.

Dream Theater – ‘Space Dye Vest’

Loading video

Canción casi adolescente y de alma pura de los primeros Dream Theater, en concreto de su tercer álbum, el gran ‘Awake’. Aunque ni es de sus mejores baladas o canciones, y se le pueden sacar con el tiempo muchos defectos estructurales, Kevin Moore, primer teclista del grupo, aportó esta experiencia personal que de nuevo cae en topicazos de rupturas amorosas… pero no por ello menos sangrantes: «Nunca volveré a estar dispuesto [a un nuevo amor, se sobreentiende]. Sonreiré y aprenderé a fingir, pero no tendré más sueños que perseguir».

Pain of Salvation – ‘Second Love’

Loading video

Imposible no emocionarse mientras Daniel Gildenlöw nos cuenta con el corazón roto que nunca volverá a amar después de sufrir de la manera que lo hace en ese momento. ¿Quién no se identificó alguna vez en su vida con un tema similar?

Sigur Rós – ‘Glósóli’

Loading video

Aunque no seas un gran fan del post-rock y el post-metal, seguro que no podrás permanecer impasible ante tal belleza que crearon los islandeses Sigur Rós para este bello tema de su gran disco ‘Takk’. Un in crescendo que termina robando tu alma en el último tramo de la canción. Si es que aún tienes alma que robar.

Anathema – ‘Dreaming Light’

Loading video

Poco se puede decir que no se sepa del grupo más emocional del metal gótico que luego viró al rock espacial, post-rock y el progresivo y sinfónico. Voces como la de Vincent Cavanagh serán irrepetibles por siempre y temas como éste, sin ser de sus más brillantes y ni siquiera de lo más emocionales -su etapa gótica los tiene mayores, pero no superiores-.

Peter Gabriel – ‘Here Comes the Flood’

Loading video

El sin duda rey del progresivo emocional, Peter Gabriel, repite en esta lista con otra de sus canciones más inolvidables e imborrables, ‘Here Comes the Flood’. Aunque su temática quizás no es la más indicada para llevarnos a la lágrima fácil, sí lo es su sensibilidad y sus arreglos, medidos con gusto al milímetro para tocarnos el corazón en lo más profundo.

Pink Floyd – ‘High Hopes’

Loading video

Para disgusto de Roger Waters, añadimos otra canción inmortal de Pink Floyd en la última etapa, sólo con David Gilmour, Rick Wright y Nick Mason. ‘The Division Bell’ fue un precioso disco que le quedó bello e impresionante a los 3 supervivientes tras el fallido intento de ‘A Momentary Lapse of Reason’, y se cerraba con este mítico tema que es el vivo ejemplo del sentimiento melancólico hecha música. «La hierba era más verde, la luz era más brillante, el sabor era más dulce…» nos representa a todos cuando echamos la mirada atrás a la juventud.

Marillion – ‘Made Again’

Loading video

Mira que Marillion tiene mil temas emocionantes, pero el cierre de ‘Brave’ fue la belleza hecha música. Imposible no emocionarse también pensando en cómo se puede renacer tras una desgracia, ante las fatalidades de la vida. ‘Made Again’ es casi inaudible al comienzo, jugando con el rango dinámico hasta lo imposible. Steve Hogarth y sus compañeros apenas nos dejan escuchar algo de música al fondo de la pieza, pero pronto va renaciendo el muerto hasta llegar a la explosión de la parte final de la canción. Una perfecta metáfora sobre resucitar entre los muertos vivientes.

Marillion – ‘The Great Escape’

Loading video

Y antes de renacer, toda ‘morir’. Aportamos otra canción más de Marillion a continuación de la otra para comprender la historia que nos cuenta ‘Brave’, el inmortal disco de la banda. ‘The Great Escape’ representa la caída a los infiernos, la muerte en vida, el dolor y el sufrimiento. Imposible expresarlo mejor que en su letra: «Un puente no es un lugar suficientemente alto, ni el piso número 52, sólo Icaro sabe que una montaña no es tan alta cuando te estás cayendo, cayendo desde la luna».

YES – ‘Soon’

Loading video

Los legendarios YES tenían la capacidad con Jon Anderson de lograr que ciertas frecuencias sonoras, en parte por su gran voz, y ‘Soon’, en realidad no una canción sino una parte de una más grande, ‘The Gates of Delirium’. La delicadeza sinfónica hecha música rock se manifiesta con ‘Soon’ y la sensibilidad de Steve Howe para emocionarnos con su pedal steel. Quizás no es un tema para llorar, pero sí para viajar a otro mundo y notar cómo el vello de todo el cuerpo se eriza en cada nota de la canción.

Leprous – ‘Castaway Angels’

Loading video

Otra formación clave para entender las nuevas tendencias del rock progresivo actual, más fresco y directo, emocional y juvenil. Leprous lleva años siendo un himno par la juventud actual, sin complejos a la hora de afrontar en sus letras las experiencias personales de Einar sobre su depresión, ansiedad, sentimiento de no encajar en este mundo. Letras directas, a veces más metafóricas como éstas, sobre encontrar una ayuda cuando uno cree que está a la deriva, nos disparan al corazón.

Steven Wilson – ‘Refuge’

Loading video

El mago de Porcupine Tree nos dejó esta pieza en su disco en solitario ‘To the Bone’ que es pura sensibilidad. Un tema dedicado a los refugiados que no encuentran las puertas abiertas en Europa, sino su incomprensión y rechazo. Wilson elige el formato de carta, relato en primera persona, para lograr emocionarnos más si cabe con la triste historia de un refugiado.

Fish – ‘Garden of Remembrance’

Loading video

Se puede afirmar que Fish, en el final de su carrera, logró la perfección hecha canción de tristeza y melancolía. Así es ‘Garden of Remembrance’, un tema inspirado en la pérdida de memoria y lucidez de su madre durante la vejez. Ahora sí, permitid afirmar que es imposible, científicamente, no emocionarse e incluso llorar ante este tema y este vídeo. Tal es el alma de la canción que las lágrimas de Dereck son reales en las imágenes que podemos ver el clip. Su directo explicó que fueron reales y sinceras, y que aunque no estaban en el guión, las dejó para representar la emoción que desprende este bellísima pieza musical.

News GR

En algún punto de su vida, todos los roqueros se hacen la misma pregunta: ¿qué es el rock? ¿Un género con cánones inflexibles, una moda que va y vuelve, un vehículo espiritual de la inconformidad? Algunos jamás encuentran la respuesta. Algunos otros, en cambio, llegan a conclusiones como esta: “el rock es una actitud antes que cualquier otra cosa.” Luego de más de 25 años de trayectoria en el género de la distorsión, esa es la mirada de Manuel Suárez, quien fuera líder y voz de dos emblemáticas agrupaciones del rock mexicano más duro: Guillotina y Motor.

Hace un par de años, Manuel montó algunos shows en formato acústico y quedó encantado con la experiencia. Sin embargo, la idea de adentrarse en esos recodos para componer llegaría más tarde. En la búsqueda de algo diferente para su carrera, la respuesta llegó una tarde:

“Comenzó a sonar en mis audífonos “My My, Hey Hey (Out of the Blue)” de Neil Young. Me provocó una verdadera sonrisa saber que la canción que estaba escuchando de manera completamente aleatoria era la respuesta a mi pregunta. ¿Acaso hay algo más rocker que esa rola? Ni siquiera la versión eléctrica la supera.”

A partir del afortunado pasaje, Manuel comenzó a escribir apuntando a ese formato del rock al que debemos tantísimas buenas canciones. Ahora, el trabajo está listo para llegar a los oídos del público con lo que será su primer material como solista. Este primer álbum incluirá diez canciones: seis completamente nuevas, dos temas de Guillotina y uno de Motor. Además, por supuesto, de su propia versión de “My My, Hey Hey (Out of the Blue)”, traducida al español y que aparecerá bajo el título de “De la nada”.

Las primeras semanas de 2020 verán la llegada de Llorar, primer adelanto del álbum, y pronto podremos escuchar la placa completa. Producido y grabado enteramente por Manuel, este disco no decepcionará a sus seguidores y amigos de toda la vida, pues nos volvemos a encontrar con ese letrista al que le gusta desnudar por completo su pensamiento, su forma de ver y sentir el mundo. Como siempre, las canciones son ese espejo nada complaciente que, sin embargo, resulta un bálsamo lleno de actitud.

Frente a una escena como la actual, en la que a muchos artistas les importa más la etiqueta que se les ponga, la cantidad de playlists a las que ingresen y tener colaboraciones con las estrellas en turno, se agradece la llegada de un álbum sincero y ajeno a las poses. Un álbum que suene como debe sonar el rock.

Te dejamos con Llorar de Manuel Suarez: