Grita Sports

Si las motos tenían 345 kilómetros cronometrados, los coches, camiones y SxS tenían una jornada aún más maratoniana desde Tacna, donde realizarán 714 kilómetros en total, de los cuales 517 km eran cronometrados. Y lo cierto es que a pesar del duelo entre Stéphane Peterhansel y Nasser Al-Attiyah por la cabeza de la general, eran las polémicas las que se llevaban prácticamente todos los titulares, con el comunicado de Daniel Elena en el que mostraba su descontento con la organización del Rally Dakar y después de los vaivenes del equipo de Robby Gordon, el cual llegó a amenazar con retirar a todos sus coches y que finalmente pudo seguir en carrera a pesar de que ASO llegó a decir hasta en dos ocasiones que estaba fuera de carrera.

Enrabietado por la inoperancia de los comisarios (Elena no quería empezar la etapa), Sébastien Loeb salía al ataque con el Peugeot 3008 DKR de PH Sport. Mientras que Carlos Sainz pasaba por los dos primeros puntos de paso como líder, sería la pareja nueve veces campeona del WRC la que tomaría el relevo de su antiguo compañero en Citroën. Los nuevos hombres de Hyundai Motorsport apretaban el paso y sacaban 1 minuto y 52 segundos a Sainz y Lucas Cruz en el paso por el WP4. La pareja española, también damnificada por un problema con el RoadBook cedería cualquier opción a lograr su primera victoria de la edición 2019 en el kilómetro 200 de la especial.

Con más de media hora perdida por parte de los vigentes ganadores, Nasser Al-Attiyah y Stéphane Peterhansel pasaban a ser los principales obstáculos para evitar la segunda victoria de etapa de Loeb, algo que le permitiría igualar los triunfos parciales del qatarí y además dar un bocado a la desventaja con la que partía a la segunda parte de la etapa maratón después de perderse el miércoles y tras los tres pinchazos de ayer, los cuales le reportaron según el propio piloto francés, hasta media hora perdida.

Loeb y Elena llegaban a la zona neutralizada de 66 kilómetros con una renta de 9 minutos sobre Al-Attiyah y más de 11 respecto a Monsieur Dakar y un Nani Roma que permanecía al acecho, esperando una grieta en el pilotaje del hombre de Toyota y en el del MINI JCW Buggy. Después de superar las primeras dunas de regreso, quedaban apenas 136 kilómetros antes de celebrar la que podía ser una nueva victoria de etapa para los pilotos del WRC. Recordemos que en 2016 la pareja consiguió hasta cuatro triunfos parciales, por los 5 de 2017 (su mejor actuación terminando segundo de la general) y solo uno en 2018 antes de la temprana lesión de Daniel.

En total empleaban 4 horas, 56 minutos y 36 segundos para completar el recorrido, siendo incluso los primeros en llegar a la meta a pesar de que hoy los competidores salían por parejas y en el caso del de PH Sport su turno sería el tercero. Nasser Al-Attiyah cedía más de diez minutos en meta respecto a Loeb, sin embargo era uno de los grandes beneficiados del día, después de ampliar sus rentas sobre Peterhansel y Nani Roma hasta los 24 y los 34 minutos respectivamente, mientras que Jakub Przygonski sigue instalado en el Top 5 a 38 minutos del ya destacado liderato de Nasser y Mathieu Baumel. Con la victoria, Sébastien Loeb recortaba la desventaja a 40 minutos, manteniéndose por tanto con opciones de triunfo.

La pérdida de tiempo acumulada por Peterhansel y Nani Roma se explicaba por un problema de Monsieur Dakar cuando se quedaba atascado con su MINI JCW Buggy. Compañeros de estructura, Nani ha ayudad a Stéphane y David Castera a salir del atolladero. Carlos Sainz llegaba a meta con 43 minutos cedidos en un día en el que de nuevo no han podido completarlo sin problemas, aquejado por los fallos mecánicos y eléctricos que le han venido acompañando durante los últimos días.

”Unos 200 kilómetros después de tomar la salida, hemos alcanzado a Peterhansel, con el polvo y rodando muy despacio tras él nos hemos salido de la pista y el MINi ha quedado empanzado, perdiendo más de media hora para sacar el coche. Una vez en ruta nos habían adelantado los Kamaz y era prácticamente imposible adelantarlos por el polvo que levantaban , otra vez hemos perdido muchos minutos. Ya en la parte final nos hemos encontrado la niebla, un día muy difícil”.

ASO confirmaba que para coches, camiones y UTV la especial se detendría en el CP3 por razones de seguridad. La niebla hacía que el final de la etapa fuera demasiado peligroso y los competidores terminaban la 5ª etapa en el km 425.

Información y Fotos: Marco Carrillo/SportCar
Por Octavio Paquini/@Tavo_PaquiniV

Grita Sports

Día importante para la carrera después de los problemas de Carlos Sainz ayer y especialmente teniendo en cuenta que se disputaba la primera parte de la etapa maratón, con los 405 kilómetros en Arequipa y Tacna. De nuevo la jornada ha hecho especial mella en el equipo Toyota GAZOO Racing South Africa. La estructura liderada por Glyn Hall que perdía en la etapa de ayer a Giniel De Villiers que dañaba el cubrecárter en una compresión, volvía a ver que el sudafricano debía detenerse de nuevo al inicio del cuarto día, algo que vendría seguido también de problemas por parte de Bernhard Ten Brinke, tercer miembro de la formación que cedía más de dos horas y que debía recibir la ayuda por parte del ganador del Dakar 2009.

Con las dos Hilux prácticamente descartadas, Nasser Al-Attiyah se quedaba como principal y única referencia de Toyota, marcando de nuevo el ritmo en un precioso duelo con Stéphane Peterhansel que nos ha mantenido muy atentos a los tiempos hasta la línea de meta. A la llegada de ambos, Nasser contaba con 1 minuto y 52 segundos de ventaja sobre Monsieur Dakar que aseguraba que había tenido una buena jornada después de su victoria de etapa de ayer, la 75ª de su carrera deportiva.

Nasser reconocía que en la sección pedregosa del final no había tenido apenas ocasión de tratar de adelantar a Peterhansel y David Castera, por lo que había decidido junto a Mathieu Baumel no arriesgar y llegar a meta sin daños en la Toyota Hilux V8 4×4. Peor le iban las cosas a Sébastien Loeb y Daniel Elena- La pareja nueve veces Campeona del WRC llegaba a meta con 12 minutos perdidos después de que el Peugeot 3008 DKR con los colores de Red Bull completar el recorrido con un pinchazo en su rueda trasera izquierda, el tercero de la jornada. Daniel Elena reconocía esta misma mañana que habían presentado una reclamación ante los comisarios después del tiempo cedido ayer por el problema con el RoadBook.

Carlos Sainz finalmente decidía salir a la cuarta etapa después de encontrarse mejor de las molestias cervicales que sufría después del incidente de ayer. El madrileño junto a Lucas cruz decidían seguir en carrera para ayudar al equipo, sin embargo, muy pronto se enfrentaban a problemas, cediendo 10 minutos en el inicio por un posible pinchazo y cediendo minutos importantes a partir de la mitad del recorrido y recuperando parte del mismo en la sección final. Nani Roma por su parte terminaba cuarto, a solo 15 segundos del tiempo de Kuba Przygonski, resultado que permite al de Folgueroles y a Álex Haro mantenerse a apenas 21 minutos de la cabeza de la carrera.

Destacan especialmente los abandonos de Vladimir Vasyliev o el Herrator del boliviano Luis Barbery, a los que a punto estuvo de sumarse Robby Gordon, el cual regresaba a primera hora de la mañana al campamento de Arequipa para realizar algunas reparaciones de última hora antes de internarse de nuevo en esta primera parte de la etapa maratón que le dejaría atascado durante mucho tiempo cuando apenas llevaba 48 kilómetros recorridos al volante de su buggy Textron XX. También con muchos problemas Óscar Fuertes y Diego Vallejo, los cuales llevan dañada la luna delantera del SsangYong.

En camiones, Karginov está dispuesto a discutirle a su compañero de equipo Eduard Nikolaev la cabeza de la carrera. El ganador del año pasado ha vuelto a ceder hasta 13 minutos en la jornada de hoy, mientras que Dimitry Sotnikov también ha tenido la oportunidad de meterse en la lucha y asegurar el triplete provisional de KAMAZ Master. La clasificación presenta un panorama difícilmente mejorable para los camiones rusos, con tres unidades en menos de nueve minutos al frente de la clasificación general y con un pleno de cuatro victorias de etapa.

A pesar de esta superioridad manifiesta, la noticia ha estado en el espectacular rendimiento del piloto de Liaz, Martin Macik, líder al paso por el CP3 con dos minutos sobre Karginov que finalmente no fueron suficientes. El resultado que cerró fue el de segunda posición a menos de minuto y medio de Andrey. Desastrosa jornada para los IVECO del Team De Rooy, con todos los camiones sufriendo serios contratiempos. Ton van Genugten y Maurik van den Heuvel sufrieron problemas de motor, Federico Villagra con el escape dañado y Gerard De Rooy con un pinchazo y problemas con la dirección. El dos veces ganador del Dakar ya tiene una desventaja de 1 hora y 48 minutos, Villagra 3 horas y 20 minutos.

Sergei Kariakin dio ayer el primer aviso. El ruso, que sufrió una fuerte caída el año pasado compitiendo en quads, se ha adaptado a la perfección a los Side-By-Side y después de conseguir acercarse ayer a los tiempos de cabeza, hoy se ha anotado su primera victoria de etapa. En este caso, la alegría para el ruso no ha llegado sola, ya que la debacle sufrida por Chaleco López le ha permitido incluso asaltar la primera posición de la general. Gerard Farrés y Dani Oliveras pasan a ser sus principales rivales a poco más de 11 minutos del ruso. Chaleco López, con 1 hora y 16 minutos cedidos en meta pasaba a ser quinto.

Información y Fotos: Marco Carrillo/SportCar
Por Octavio Paquini/@Tavo_PaquiniV