News GR

El dj aparece en la docuserie Fiasco total: Woodstock 99 que llegó a Netflix recientemente y allí cuenta lo que vivió en aquel infame festival

El documental Fiasco total: Woodstock 99 arribó a Netflix en el día de ayer y ya se pudieron ver algunos de los testimonios más importantes de los artistas, espectadores y técnicos que formaron parte del fatídico festival. Si bien la idea de la organización fue celebrar los 30 años del mítico evento y reproducir la atmósfera de música, paz y amor, las cosas se salieron de control y resultaron en un auténtico desastre que incluyó violencia, abusos y heridos.

Sobre esto habló Fatboy Slim, uno de los artistas que estaba programado para actuar en una de las fechas del festival: “Estuve encerrado en mi camerino toda la tarde con la gente diciendo, ‘Oh, está un poco caótico ahí afuera’. Pero nadie me había dicho que había habido daños, que había habido violencia”. Al subir al escenario, Fatboy Slim vio parte de lo que estaba sucediendo en el público: “Me di cuenta de algo que pensé que era una especie de plataforma de baile flotante, como un podio con unas 20-30 personas en él, que resultó ser una camioneta”.

Lo cierto es que se trataba de una camioneta robada y allí estaban sucediendo abusos de mano de los delincuentes que la manejaban. Así, el staff del dj le informó que debían parar el show porque no se podía permitir la camioneta. Por su parte, el director de escenario, AJ Srybnik, también aportó su testimonio sobre la terrible escena que se podía ver desde las tablas y describió que el conductor del vehículo se encontraba en un estado totalmente descontrolado y con una niña de unos 15 años:

“[Ella] literalmente tenía la camisa sobre los senos y los pantalones hasta los tobillos. Ella estaba desmayada. Y había un tipo en la parte de atrás con ella que se estaba poniendo los pantalones cortos. Estaba anonadado. Simplemente me quitó la vida”.

Muchos de los artistas que fueron parte de Woodstock 99 expresan que no fueron plenamente conscientes de lo que sucedía en la audencia: “Es horrible pensar que en medio de toda esa gente divirtiéndose y yo queriendo hacer que todos se amen… eso estaba pasando literalmente delante de nuestras narices“, agregó Fatboy Slim.

News GR

El icónico festival tuvo una segunda edición en 1999 pero todo terminó en delincuencia, abusos y violencia. Mirá el avance de esta serie que analiza los hechos a continuación

Netflix anunció el estreno de la docuserie Clusterf**k: Woodstock ’99, que indagará en los infames eventos que tuvieron lugar en la segunda edición del renombrado festival. Woodstock se llevó a cabo por primera vez en 1969 y 30 años después se intentó replicar la experiencia de música, amor y paz y de festival masivo en Nueva York, pero el resultado fueron días fatales de delincuencia, abusos y violencia. En dicha edición se presentaron bandas como Limp Bizkit, Red Hot Chili Peppers, Jamiroquai, Korn, Metallica, The Offspring y muchos más.

El estreno está pactado para el 3 de agosto y la plataforma ya ha liberado el primer tráiler que nos deja ver imágenes exclusivas del festival y entrevistas a personas que estuvieron presentes. La serie estará dividida en tres partes y la sinopsis oficial adelanta: “En el festival de Woodstock de 1969 todo fue paz y música, pero en la edición de 1999, prevalecieron la rabia, los disturbios y los daños. ¿Por qué todo salió tan mal?”. Este documental episódico cuenta con entrevistas a Jonathan Davis de Korn, Jewel, Fatboy Slim, Gavin Rossdale de Bush y al organizador del festival, Michael Lang.

Se suponía que Woodtock ’99 iba a ser un celebración de la paz, amor y buena música que definiría el milenio. En cambio, el festival se degeneró en un épico claster de incendios, disturbios y destrucción. Utilizando inusual material de archivo desde dentro del festival y entrevistas a personas que fueron testigo con una impresionante lista de staff del festival, artistas y público, esta docuserie se va al detrás de escena para revelar los egos, la avaricia y la música que alimentó 3 días de caos total”, se lee en la descripción del trailer oficial.

 

News GR

Al hablar de Woodstock, hablamos de uno de los recuerdos más importantes en la historia del rock, un festival que, en su primera edición, marcó un parteaguas.

En 1999, una edición más del festival se llevó a cabo con un gran cartel, que incluía a Metallica, The Offspring, Red Hot Chili Peppers, Rage Against the Machine, Limp Bizkit y muchas más.

Sin embargo, Woodstock ’99 ha sido uno de los eventos más catastróficos en la historia misma del rock; un festival recordado, más que por la música, por las altas temperaturas, la violencia, incendios, etcétera, terminando con la ideología de amor y paz de su edición original.

Es por eso que, para el próximo 23 de julio, verá la luz el documental Woodstock 99: Peace, Love And Rage, el cual estará disponible a través de la plataforma de streaming HBO Max.

Woodstock 99 congregó a más de 400 mil personas en la ciudad de Roma del estado de Nueva York, lugar donde se llevó a cabo. La cadena MTV realizó una amplia cobertura del evento y estuvo disponible en pago por evento.

Woodstock99_Documental

«Woodstock 69 se hizo conocido como una celebración de la paz y la inclusión. Woodstock 99 se convirtió en un punto de inflamación para la floreciente masculinidad blanca tóxica.»

Dirigido por Garret Price, este nuevo trabajo fílmico incluirá entrevistas con los organizadores del festival, así como a un sector del público que asistió al mismo y a grupos como Moby, Korn, The Offspring, entre otros más.

A continuación te compartimos el tráiler oficial de Woodstock 99: Peace, Love And Rage:

News GR

 

Netflix desde hace tiempo que viene entregando algunos documentales interesantes, si bien la música y el rock no es su fuerte, nos ha deleitado con uno que otro últimamente (INXS, Keith Richards, Bob Dylan, Miles Davis, etc.) y ahora está trabajando en una serie documental sobre el ya legendario (pero no menos caótico) Woodstock ’99, el festival de música que dejó actuaciones marcadas por un enfervorizado público y donde hubieron actos principales como Limp Bizkit, Metallica, Red Hot Chili Peppers, Megadeth, Bushy más.

Según Deadline, la serie -aun sin fecha de estreno- “profundizará en la cultura que creó Woodstock ’99 y contará la historia real detrás de cómo ‘tres días de paz, amor y música’ se incendiaron”. Su enfoque es la “historia no contada de un momento musical histórico que dio forma al panorama cultural durante una generación”, indican. El trabajo contará con imágenes de archivo inéditas y testimonios íntimos de personas detrás de escena, en los escenarios y que estuvieron entre la multitud.

Esos elementos y otros serán explorados en la próxima serie documental de las productoras Raw y BBH Entertainment. el mismo grupo que produjo documentales recientes de Netflix como Don’t F ** k With Cats: Hunting an Internet Killer y Fear City: New York vs. The Mafia.

El set del festival de Limp Bizkit es quizás el más recordado por la destrucción por los asistentes durante una actuación de “Break Stuff” de la banda, que estaba sin duda en uno de sus mejores momentos, y con Fred Durst cantando sobre el público en una tabla y la banda animando al caos. Las llamas durante el show de Red Hot Chili Peppers también aumentaron la sensación de ganas de romper todo y la pseudoanarquía de los asistentes.

La idea ya había sido explorada anteriormente, más bien el año pasado, lo cual sin duda dio pie a los productores a trabajar en aquello. En 2019, el sitio web de deportes y cultura pop The Ringer lanzó un podcast de ocho partes sobre el evento y sus secuelas llamado Break Stuff: The Story of Woodstock ’99.

News GR Promociones

Limp Bizkit – Full Concert – 07/24/99 – Woodstock 99 East Stage (OFFICIAL)

La prensa calificó la jornada de dos décadas atrás como un día fatal para la música, mientras se reportaron hordas de hombres rodeando a mujeres para exigirles mostrar sus pechos. Además de ello, 1200 personas fueron atendidas en los puestos médicos.

“El día en que la música murió”. Con esas palabras HuffPost recordó Woodstock 99, festival aniversario del original organizado tres décadas antes en Estados Unidos. Para aquella instancia, la serie de presentaciones se realizó en Roma, Nueva York

El evento contó con una gama amplia de artistas, pasando por James Brown, Alanis Morissette y Moby, por un lado, a otros como Rage Against the Machine, Metallica, Megadeth, Red Hot Chili Peppers, Korn y Limp Bizkit.

Precisamente en el show de estos últimos es donde las palabras de HuffPost adquieren peso. En el recital de Fred Durst, Wes Borland y compañía se vivieron momentos complejos, tanto para los asistentes como para los mismos músicos en escena. De homenaje al primer Woodstock -donde abundaba la paz- poco y nada tenía.

Caía la tarde del 24 de julio. Tras las apariciones de Dave Matthews Band y Alanis Morissette (y anunciados para el cierre Rage Against the Machine y Metallica), el East Stage se preparaba para recibir a Limp Bizkit, banda que solo un mes antes había lanzado Significant other, su segundo álbum de estudio.

El primero en salir al escenario fue el guitarrista Wes Borland. Con su rostro pintado y ojos negros por completo, el más misterioso del conjunto tomaba su guitarra Ibanez RG7CST. Seguido de él, las cámaras de la transmisión muestran al bajista Sam Rivers -levantando su dedo medio al público- y al baterista John Otto. Mientras suena una base de fondo (que corresponde a la intro de Significant other), aparece de polera y gorro negro Fred Durst, vocalista. Tras concluir la instrumental de cerca de un minuto, Durst saca la voz y comienza “Just like this”.

Tal cual fue la tónica del festival, ya en la primera canción aparecieron chicas jóvenes, muchas de ellas menores de edad, con el pecho descubierto. Rob Sheffield de Rolling Stone estuvo en las tres jornadas y parte de su relato contaba cómo hordas de hombres rodeaban a mujeres para que levantaran su polera y mostraran sus pechos. “Esto es un asalto sexual, y se trata de poder, no de placer”, dijo el reportero.

Además de ello, botellas de agua, zapatillas, prendas de vestir y basura volaban por los aires, muchos de ellos cayendo en el escenario (algo que también se vio en la presentación de The Offspring, en donde el Dexter Holland recibió un botellazo en su rostro mientras cantaba).

Nookie” profundizó el caos. Ya no había consciencia si había una banda en el escenario, todos estaban moviéndose en distintos sentidos. Mujeres con sus pechos al aire eran tocadas por hombres, los “surfistas” aumentaban y Durst hablaba a los asistentes, pero no le prestaban atención (él creía que se debía a problemas con su micrófono).

transmisión alcanza a mostrar las palabras de un individuo de la organización del show que sube al escenario. Ahí, él solicita buscar vías de evacuación a los heridos tras el caos. 

Aquel momento también es mencionado por Sheffield en su reporteo. “Nos da la impresión de que los escombros han matado a los fanáticos. Pánico instantáneamente en la audiencia y es ahí cuando me aterrorizo, especialmente cuando anuncia que si no nos calmamos, cancelarán los shows de Rage Against the Machine y Metallica”, dice parte de su relato, añadiendo que los primeros rumores indicaban que había muertos, noticia finalmente descartada tras los balances post festival.

Investigaciones por violaciones

“El legado de Woodstock 99, el festival de música de tres días en el estado de New York que se desintegró en un tumulto de vandalismo y destrucción en su última noche, se ha vuelto peor tras las denuncias de que varias mujeres fueron violadas durante el evento”. Así, solo unos días después, Washington Post publicaba parte de las consecuencias que trajo el evento.

 

Aquella nota de prensa juntó testimonios de trabajadores voluntarios, quienes aseguraron presenciar que muchas mujeres fueron lanzadas con fuerza al espacio que separaba al escenario del público.

Sin embargo gran parte de las miradas de estos hechos se concentró en el show de Limp Bizkit. David Krause, entonces investigador policial, dijo que uno de los informes de las denunciantes acusaba un ataque de dos hombres tanto con dedos como con un objeto, esto previo a ser violada. Ese mismo reporte aseguraba que las víctimas temían ser golpeadas tras pedir ayuda en la multitud.

En medio de ello, los organizadores del evento restaron importancia a lo sucedido. Así, tanto John Scher como Michael Lang se focalizaron en buscarle un saldo positivo a Woodstock 99. Frases como “¿Qué hay de los otros 199 mil niños que vinieron y tuvieron un gran fin de semana?” o “Apenas puedes moverte en un mosh pit” fueron parte de sus declaraciones post festival.

El balance final dejó 44 personas arrestadas y 1200 atendidas en los centros médicos dispuestos.