Vuelve el Tutti Frutti a El Imperial

El Bar Tutti Frutti ha quedado en la memoria colectiva de un par de generaciones importantes para la cultura mexicana. Nació fuera de la norma, acogió a un sector de la juventud que no tenía cabida en el Bandasha, el Voge, el Magic y en el News y que quería escuchar música alternativa a la disco, a los grupos que ya no entraban a los hoyos funkies.

El Tutti Frutti cobijó con la clandestinidad la necesidad de un grupo de jóvenes mexicanos de expresarse, de salir de la norma, de crear nuevas formas de entenderse con el mundo, y fueron estas generaciones quienes se adueñaron del recinto, en donde construyeron una especie de personalidad colectiva y quienes mantuvieron en secreto todo lo que ahí dentro pasaba, hasta que salieron a la luz,a las masas, a la vida cultural.

Un espacio para la gente que quería escuchar música alternativa punk, garage y psicodelia de los 80s para más tarde introducir el grunge, dark y punk nacional. Fue un espacio para tatuadores, como el Piraña, en un momento en el que no existían estudios especializados.

También fue escenario para grupos de rock que no tenían cabida mas que en los hoyos funkys como Las insólitas imágenes de Aurora, después Caifanes, Bon y los Enemigos del silencio, La Maldita Vecindad, Santa Sabina, Café Tacuba, Ultra Five, Monomen, entre otros.

Praralelamente, Laura Ponte, productora de cine, realiza este documental sobre el legendario Tutti Frutti que servirá como documento histórico del ambiente y la música alternativa de principios de los 80, pero sobre todo, dará cuenta de la energía que unió y movió a un grupo de jóvenes que se convirtieron en parte fundamental de la cultura actual Mexicana, en sus diversas manifestaciones

Vuelve el Tutti con una fiesta en la más pura tradición under. Por una noche El Imperial se convertirá en el legendario antro.

A %d blogueros les gusta esto: