Grita Sports

CÓMO UN MECÁNICO MEXICANO SALVÓ A FERRARI

 

En 1950 surgió la carrera panamericana. Una de las carreras de resistencia más exigentes de la historia que probó los mejores coches y los conductores más experimentados y atrevidos de la época.

Umberto Maglioli en su Ferrari 375 Plus estaba a la cabeza en la cuarta y última etapa de la carrera. Poco antes de terminar la cuarta etapa, su coche comenzó a fallar. Su Ferrari 375 Plus tenía una fuga de aceite a través de un agujero en el «carter».

En medio de la nada y sin una pieza de repuesto para esta parte vital del coche, las esperanzas de terminar la carrera eran prácticamente nulas.

En la quinta etapa de la carrera y cuando el coche estaba prácticamente a punto de dejar de trabajar, Umberto Maglioli hizo una parada en medio de la carretera cuando vio un pequeño taller llamado “El Milagro”.

Maglioli fue recibido por Renato Martínez quien fue el dueño y único mecánico del taller en medio de la nada. Renato Martínez le confirmó a Maglioli que en efecto se trataba de una fuga de aceite en el cárter y que tenía una solución «creativa» para repararlo en momentos. Al menos para poder terminar su viaje.

Renato Martínez cogió un cubo y una gran barra de jabón. También tomó tres pequeñas botellas de Coca-Cola y se las dio a Maglioli diciendo: «Mientras bebes estas Coca-Colas yo repararé tu coche».

Un Incrédulo Maglioli solo podía sentarse, beber las cocas y esperar un milagro. Mientras tanto, Renato Martínez desmontó el Ferrari y usando la barra de jabón comenzó a frotar gradualmente el carter con él. Por fricción el jabón se derritió y creó una pasta que selló el agujero de fuga. El jabón «corta» el aceite y se adhiere al metal del cárter y cuando se solidifica se volvió duro como una roca.

Asombrado, Maglioli agradeció a Renato y sacó del Ferrari una pequeña cámara Roliflex que usó para tomar una foto de ese milagroso momento. Taller “El Milagro” y Renato junto al Ferrari 375 Plus en reparación quedaron inmortalizados.

Umberto Maglioli en su Ferrari 375 Plus, terminó la quinta etapa de la carrera en primer lugar y cambió la historia de Ferrari para siempre.

Aunque Ferrari era un coche conocido en Europa, no estaba en América y la marca estaba lejos de ser un negocio económicamente viable. Ferrari necesitaba desesperadamente demostrarle a Estados Unidos que sus coches eran superiores, rápidos y confiables. Ganar la carrera les traería reconocimiento y con sus ventas en los Estados Unidos, lo que les ayudaría a salvar la marca de la bancarrota.
.
Algún tiempo después, Renato Martínez recibió por correo postal la fotografía impresa que Maglioli había tomado de ese momento. La fotografía estaba firmada: «A mi amigo Renato M. Desde Umberto Maglioli. »
.
La fotografía vino junto con una carta que agradecía a Renato y decía: «Renato, El Milagro Mexicano que ayudó a Ferrari».
Esa carta fue firmada por un hombre llamado Enzo Ferrari.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.