News GR

Durante el transcurso de esta tarde, la banda norteamericana Aerosmith ha comunicado que el cantante, Steve Tyler ha tenido que ser internado tras verse recaído en las drogas.

Según informan, el hecho se habría producido luego de que Tyler habría sido operado de un pie y por proscripción médica se le recetó un tratamiento.

«Como muchos de ustedes saben, nuestro amado hermano Steven ha trabajado en su sobriedad por muchos años», comenzó explicando la banda en el comunicado.

“Después de una cirugía de pie para preparar la etapa de conciertos y la necesidad de controlar el dolor durante el proceso, recientemente, ha recaído y ha entrado voluntariamente en un programa de tratamiento para concentrarse en su salud”, agregaron.

“Estamos realmente apenados de informar a nuestros amigos y fans que debemos cancelar nuestro primer ciclo de conciertos en Las Vegas, predispuesto para junio y julio, para enfocarnos en nuestro bienestar. Continuaremos nuestro tour 2022 a partir de septiembre y les haremos saber las fechas lo más pronto que podamos. Estamos devastados de haberles causado este inconveniente a tantos de ustedes. Especialmente a nuestros amados fans, que han viajado grandes distancias para ver nuestros shows”, concluyeron.

 

El líder de Aerosmith habló abiertamente sobre su batalla contra su adicción a la drogas en una entrevista que ofreció a la cadena Fox News en 2018.

“Tengo una personalidad adictiva, así que encontré ciertas drogas que me encantaron y no me detuve hasta el punto de lastimar a mis hijos, engañar a mi familia, lastimar a mi banda”, se sinceró Tyler. “Hubo un momento en que no tenía una banda y no me importó”.

El cantante y su compañero Joe Perry eran conocidos como los “gemelos tóxicos” debido a su lucha contra las drogas, y para mediados de los 80 la banda parecía dirigirse hacia el final.

Fue entonces cuando Tyler decidió cambiar su vida. En 1986, ingresó a un centro de rehabilitación y pasó a disfrutar de la carrera más exitosa de la agrupación. El intérprete de “Dude (Looks Like A Lady)” y “Crazy” tuvo una recaída en al año 2009, pero pudo volver a estar limpio y sobrio.

En una entrevista que dio a la revista GQ en 2019, se sinceró sobre su pasado. “Lo que sucede con las drogas es que funcionan al principio, pero no al final. No hay nada más que cárcel, locura o muerte”, había afirmado. “La gente aún nos quiere ver por un millón de dólares por noche. Y eso es lo que está en riesgo si vuelvo a consumir. Y mis hijos. Mis gatos. Mis perros. Mi hermosa casa en Maui. Mi novia. Todo eso estaría en peligro”, dijo en aquel momento.

Cine

En la mente de la mayoría de los millennials, Anne Hathaway es esa adolescente de pelo esponjado que, de un día para otro, descubrió que era una princesa y que su abuela quería empezar a prepararla para quedarse con el trono de Genovia una vez que ella decidiera abdicar.

Pero Anne Hathaway es más que eso, fue entrenada en teatro, ha aparecido en series (apareció en Get Real en 1999) y en decenas de grandes películas en las que ha demostrado una y otra vez que puede hacerlo todo, sin dejar de ser un personaje que parece accesible y que no se toma a sí misma demasiado en serio.

El diario de la princesa y El diablo viste a la moda la convirtieron en un icono adolescente, pero, más allá de eso, Hathawy ha pasado por el drama, los cómics (no es Michelle Pfeifer, pero su Catwoman no nos decepciona), los musicales y el cine independiente (además de una nueva versión de The Witches con Guillermo del Toro), y tiene dos nominaciones al Oscar que dejan claro que este es solo el comienzo y que la actriz nacida en Brooklyn va a llegar muy lejos.

Tal vez comenzó como una niña Disney, pero ahora es una actriz aclamada por la crítica y los fanáticos al mismo tiempo. Tal vez todavía no podemos compararlas con grandes como Meryl Streep o Gleen Close, pero podemos ver que Anne Hathaway tiene un plan para alcanzar ese nivel. Mientras lo logra (y no está muy lejos), hay que recordar las grandes películas en las que ya ha dejado su huella.

Las películas imperdibles de Anne Hathaway (sin Princess Diaries y The Devil Wears Prada):

News GR

Con las sobredosis de fentanilo en aumento en el condado de Riverside, las agencias policiales locales y los departamentos de salud se han estado preparando para posibles consecuencias a medida que los principales eventos de entretenimiento regresan al Valle de Coachella. Pero durante el primer fin de semana del festival de arte y música de Coachella Valley 2022, no se informaron incidentes de sobredosis.

Durante el fin de semana 1 de Coachella, el Departamento de Policía de Indio realizó 112 arrestos en total, un 13 % más que los 99 arrestos durante el fin de semana 1 de Coachella en 2019, la última vez que se llevó a cabo el festival. Entre los arrestos de este año se encuentran:

85 por drogas/alcohol/intoxicación
15 por identificación falsa
9 por delitos contra la propiedad
3 por tenencia de droga para venta
«Con cualquier evento de esta magnitud y las festividades, desafortunadamente, la gente tomará la decisión de consumir más alcohol del que necesita porque es festivo y toma la decisión de usar drogas», dijo el lunes el portavoz de la policía de Indio, Benjamin Guitron. . «Lo cual es como wow, gastaste tanto tiempo y esfuerzo para venir a un hermoso evento mundial, y luego te van a arrestar».

También se emitieron 72 citaciones, incluidas 54 por el uso ilegal de un cartel de estacionamiento para personas discapacitadas y 18 por estacionar en un puesto de estacionamiento para discapacitados. Eso es un 41% más que las 51 citas durante el primer fin de semana del festival en 2019.

Leer más: Oficial herido por conductor cerca del festival de Coachella dado de alta del hospital, sospechoso identificado

Los departamentos locales están en alerta máxima por posibles sobredosis. Desde 2019, el equipo de Riverside Overdose Data to Action ha estado rastreando datos relacionados con las drogas. El programa se lanzó ese año con fondos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para «mejorar nuestra recopilación de datos, análisis e informes de datos relacionados con sobredosis en el condado y usar esos datos para guiar las políticas, la prevención y otras actividades», explicó el Jefe La epidemióloga Wendy Hetherington.

Aunque hubo 40 visitas al departamento de emergencias de los asistentes de Coachella durante el fin de semana 1, ninguna fue por problemas relacionados con opioides o fentanilo, según datos del condado. La razón más común fue la lesión (11) seguida del uso de drogas no opiáceas (10), según Hetherington.

«De las visitas relacionadas con las drogas, la mayoría informa sobre el uso de psicodélicos», dijo Hetherington. Las drogas psicodélicas incluyen aquellas como el LSD, la psilocibina (hongos mágicos) y la ayahuasca.

Desde 2015, las muertes por sobredosis de fentanilo se han duplicado cada año en el condado de Riverside, dijo Hetherington. Hubo 686 muertes por sobredosis en 2020 y 279 estaban relacionadas con el fentanilo, un aumento de solo dos en 2016.

Aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. para uso médico, el fentanilo a menudo se receta a personas que sufren de dolor crónico. También se usa y distribuye ilegalmente. Los narcotraficantes están mezclando fentanilo con otras drogas, como heroína, cocaína, metanfetamina y MDMA, porque se necesita poco para producir un subidón, lo que lo convierte en una opción barata para ellos. Solo se necesitan alrededor de 2 miligramos de fentanilo para que sea potencialmente letal

En 2019, hubo dos visitas al departamento de emergencias relacionadas con opioides durante los festivales de Coachella y Stagecoach. Hubo un total de 196 visitas durante los tres fines de semana del festival ese año. Once (5,6%) consultas se debieron a drogas no opioides y siete (3,6%) a marihuana. «Otros» representó la mayoría de las visitas al departamento de emergencias con 88 (44,9%) y el alcohol contribuyó con 19 (9,7%).

Pero los departamentos locales no bajan la guardia.

El Departamento de Policía de Indio estableció un Programa de Despliegue de Naloxona en noviembre que permite a los oficiales llevar y administrar Narcan (naloxona) si observan una sobredosis de opioides. Cuando la naloxona se rocía en la nariz o se inyecta, revierte rápidamente los efectos de los opioides durante una sobredosis, según la Administración de Drogas y Alimentos.

En otra estrategia para tratar de frenar el consumo de drogas, los botes de amnistía se ubican cerca de los puntos de entrada al festival, donde las personas pueden deshacerse de forma anónima de cualquier sustancia ilícita que hayan traído al recinto.

Los festivales de Música y Artes de Coachella Valley y Stagecoach prohíben traer drogas (incluyendo cannabis y productos de cannabis) y parafernalia de drogas a los terrenos del festival.

«Las latas de amnistía están ahí para que la gente tome una decisión: ¿vas a entrar y divertirte, o vas a estar sujeto a consumir esas drogas ilegales que no deberías estar haciendo?» dijo Guitrón.

Las latas de amnistía han estado disponibles en los festivales por más de 10 años. Antes de que las personas escaneen sus brazaletes para ingresar al recinto del festival, pueden desechar cualquier droga que puedan tener en estos contenedores negros. El Departamento de Policía de Indio luego recupera los artículos, los detalla y los destruye, explicó Guitron.

«Las latas de amnistía están ahí para que la gente tome una decisión: ¿vas a entrar y divertirte, o vas a estar sujeto a consumir esas drogas ilegales que no deberías estar haciendo?» Dijo Guitrón.

Las latas de amnistía han estado disponibles en los festivales por más de 10 años. Antes de que las personas escaneen sus brazaletes para ingresar al recinto del festival, pueden desechar cualquier droga que puedan tener en estos contenedores negros. El Departamento de Policía de Indio luego recupera los artículos, los detalles y los destruye, explicó Guitron.

 

News GR

El DÍA QUE COURTNEY LOVE SALVÓ DE LA MUERTE A KURT COBAIN POR UNA SOBREDOSIS LETAL DE HEROÍNA .

New York, Estados Unidos 🇺🇸

Era el 12 de enero de 1992, una mañana de domingo clara y fría en una pequeña suite del Hotel Omni, se encontraba una ventana abierta para ventilar el hedor de los cigarrillos. Dispersos en el suelo había montones de vestidos, camisas y zapatos. Hacia las puertas dobles de la suite había media docena de bandejas cubiertas con restos de comida de hace ya varios días. Platos a medio comer y rebanadas de queso rancias cubrían la parte superior de las bandejas, junto a un puñado de moscas que rondaban en la fruta y sobre una lechuga marchita. Esta no era la condición típica de una habitación de hotel de cuatro estrellas. Además un cartel en la puerta manifestaba y advertía sobre mantenerse alejado a la misma. Habían alterado un letrero de «No molestar» para leer, «¡No molesten NUNCA! ¡Estamos jodiendo!».

Dormida en la cama king-size con 26 años de edad, se encontraba Courtney Love. Llevaba un antifaz victoriano antiguo, y su largo cabello rubio se extendía sobre la sábana como las trenzas de un personaje en un cuento de hadas. Junto a ella había una marca profunda en la cama, donde una persona había estado recientemente. Al igual que la escena de apertura de una película negra, había un cadáver en la habitación.

«Me levanté a las 7 A.M. y él no estaba en la cama», recordó Love. «Nunca había estado tan asustada».

Alrededor de siete horas antes, Kurt y su banda Nirvana se habían presentado en «Saturday Night Live». Su aparición en el programa demostraría ser un momento decisivo en la historia del rock ‘n’ roll: la primera vez que una banda grunge había sido protagonista en la transmisión televisiva a nivel nacional en vivo. Fue el mismo fin de semana que el debut discográfico principal de Nirvana, Nevermind, derribó a Michael Jackson del primer lugar en el Billboard, convirtiéndose en el álbum más vendido en la nación. Si bien no fue exactamente el éxito de la noche a la mañana, la banda había estado trabajando durante cuatro años. La forma en que Nirvana había tomado por sorpresa a la industria de la música no tenía comparación. Prácticamente desconocidos un año antes, Nirvana irrumpió en las listas de éxitos con su hit «Smells Like Teen Spirit», que se convirtió en la canción más reconocible de 1991, su riff de guitarra de apertura significó el verdadero comienzo del rock de los noventa.
Y nunca hubo una estrella de rock como Kurt Cobain. Era más un anti-estrella que una celebridad, negándose a llevar una limusina a NBC y llevando una sensibilidad de tienda de segunda mano a todo lo que hacía. Para «Saturday Night Live» llevaba la misma ropa de los dos días anteriores: un par de zapatillas Converse, uno vaqueros con grandes agujeros en las rodillas, una camiseta que anuncia una banda oscura y un suéter tipo cardigan de Mister Rogers. No se había lavado el cabello durante una semana, pero lo había teñido con Kool-Aid de fresa, lo que hacía que sus mechones rubios parecieran como si hubieran sido enmarañados con sangre seca. Nunca antes, en la historia de la televisión en vivo, un artista había prestado tan poco cuidado a su apariencia o higiene, o al menos eso parecía. Kurt era un misántropo complicado y contradictorio, y lo que a veces parecía ser una revolución accidental mostraba indicios de una cuidadosa orquestación.

Manifestó en muchas entrevistas detestar el nivel de exposición que había recibido en MTV, sin embargo, repetidamente llamó a sus gerentes para quejarse de que la red no reproducía sus videos lo suficiente. Él obsesiva y compulsivamente planeó cada dirección musical de su carrera, escribiendo ideas en sus diarios años antes de que él las ejecutara, pero cuando le otorgaron los honores que había buscado, actuó como si fuera un inconveniente levantarse de la cama. Era un hombre de voluntad imponente, pero igualmente impulsado por un poderoso odio hacia sí mismo. Incluso aquellos que lo conocían mejor sentían que apenas lo conocían; los sucesos de esa mañana de domingo atestiguarían lo dicho.

Después de terminar «Saturday Night Live» y omitir el elenco, explicando que «no era su estilo», Kurt había concedido una entrevista de dos horas a un periodista de radio, que terminó a las cuatro de la mañana. Su jornada laboral había terminado y, de todos modos, había sido excepcionalmente exitosa: había titulado «Saturday Night Live», había visto su álbum llegar al número 1, y «Weird Al» Yankovic había pedido permiso para hacer una parodia de «Teen Spirit». Estos eventos, tomados en conjunto, seguramente marcaron el apogeo de su corta carrera, el tipo de reconocimiento con el que la mayoría de los artistas solo sueñan, y con el que Kurt había fantaseado cuando era un adolescente.

Mientras crecía en un pequeño pueblo en el suroeste del estado de Washington, Kurt nunca se había perdido un episodio de «Saturday Night Live», y se jactó ante sus amigos de la escuela secundaria de que algún día sería una estrella. Una década más tarde, él era la figura más famosa de la música. Después de solo su segundo álbum, fue aclamado como el mejor compositor de su generación.

En las horas previas al amanecer, Kurt no sintió vindicación ni ganas de celebrar, había aumentado su malestar habitual. Se sentía físicamente enfermo, sufriendo de lo que describió como «dolor nauseoso y recurrente» en el estómago, empeorado por el estrés. La fama y el éxito solo lo hicieron sentir peor. Kurt y su prometida, Courtney Love, fueron la pareja más comentada en el rock ‘n’ roll, aunque parte de esa relación fue marcada por el abuso de drogas. Kurt siempre había creído que el reconocimiento de su talento curaría muchos dolores emocionales que marcaron su vida temprana. Sin embargo, tener éxito y ser popular había demostrado la locura misma ya que esto iba acompañado con la frecuencia y aumento en el hábito de consumo de drogas. En la habitación de su hotel, en las primeras horas de la mañana, Kurt había tomado una bolsita de plástico de China, heroína blanca. La había preparado en una jeringa y se la había inyectado en el brazo. Esto en sí mismo no era inusual, ya que Kurt había estado consumiendo heroína regularmente durante varios meses con Love. Pero esta noche en particular, mientras Courtney dormía, Kurt había consumido demasiada heroína, más de lo normal. La sobredosis transformó su piel en un color verde agua, detuvo su respiración e hizo que sus músculos se tensasen como un cable coaxial. Se deslizó fuera de la cama y aterrizó boca abajo en una pila de ropa, con aspecto de cadáver descaradamente desechado por un asesino en serie.

«No era que él lo odiara», recordó Love. «Él estaba muerto». Si no me hubiera despertado a las 7 A.M. … No sé, tal vez lo sentí. Estaba tan jodido. Estaba enfermo y psicópata». Un esfuerzo de resucitación que con el tiempo se convertiría en algo común para ella: arrojó agua fría sobre su prometido y lo golpeó en el plexo solar para que sus pulmones comenzaran a tomar oxígeno. Cuando sus primeras acciones no obtuvieron respuesta ni resultado, volvió a repetir el ciclo como un paramédico que trabaja con una víctima en un ataque cardíaco. Finalmente, después de varios minutos de esfuerzo, Courtney escuchó un grito ahogado, lo que significaba que Kurt estaba respirando una vez más. Ella continuó reviviéndolo, salpicándole en la cara con agua y moviendo sus extremidades. A los pocos minutos, estaba sentado, hablando, y aunque todavía estaba muy drogado, mostraba una sonrisa de autoconfianza, como si estuviera orgulloso de su hazaña. Fue su primera sobredosis cercana a la muerte, llegada el mismo día en que se convirtió en una estrella.

En el transcurso de un solo día, Kurt había nacido a los ojos del público, había muerto en la intimidad de su propia oscuridad y había resucitado con una fuerza de amor. Fue una hazaña extraordinaria, inverosímil y casi imposible, pero lo mismo podría decirse de gran parte de su vida desmesurada, comenzando por su origen.

📝 El dato: Curiosamente un 12 de enero de 1990 Kurt y Courtney se conocieron, justo dos años después, Courtney le estaba salvando la vida a Kurt Cobain.

 

Grita Sports

El impactante video, obtenido por «The Sun», muestra a Alexandre Lacazette, Matteo Guendouzi, Mesut Ozil y Pierre-Emerick Aubameyang en el centro del peligroso atracón.
Tras nuestras revelaciones, el Arsenal se comprometió a transportar a los jugadores para advertirles sobre su conducta .
Un portavoz dijo: «Se hablará con los jugadores sobre esto y se les recordará sus responsabilidades como representantes del club».
Y esta tarde todos, excepto el mediocampista francés de 19 años de edad, Guendouzi, fueron derrotados, llegaron a la base de entrenamiento del Arsenal, listos para una conferencia sobre su fiesta.
Sead Kolasinac y Shkodran Mustafi asistieron a la fiesta de champaña y vodka. Alexandre Lacazette estuvo en la fiesta de agosto en Londres con 70 chicas.

Información y Fotos: The Sun
Por Octavio Paquini/@Tavo_PaquiniV