News GR

12 años del trágico accidente aéreo de Travis Barker (Blink 182)

 


19 Septiembre, 2008
Hoy se cumplen 12 años del trágico accidente aéreo en el cual Travis Barker tuvo la desgracia de sufrir, fue en un Learjet 60 la noche del 19 de septiembre del año 2008 en el aeropuerto Columbia Metropolitan Airport en South Carolina, el cual dejo un saldo de 4 personas muertas (Piloto Sarah Lemmon, Copiloto James Bland, Chris “Lil Chris” Baker y Charles “Che” Still) y 2 sobrevivientes (Adam Michael Goldstein – DJ AM y Travis Barker) sufriendo graves quemaduras. Travis sufrió quemaduras de segundo y tercer grado las cuales cubrieron dos tercios de su cuerpo.

Travis cuenta lo sucedido en su libro:

“Iba camino a almorzar cuando Mark me llamó para darme la peor noticia: Jerry Finn, que produjo algunos álbumes de blink-182, tiene un aneurisma cerebral masivo. Eso vino de la nada. Mark y yo fuimos a visitar a Jerry al hospital y él estaba en estado vegetal. No podía hablar con nosotros y no parecía que entendiera nada de lo que dijimos. Tenía la esperanza de que se recuperara rápidamente, pero después de unas semanas con soporte vital, Jerry murió en agosto de 2008, con solo treinta y nueve años. Fue muy triste. Todo fue increíblemente extraño y aterrador: salió de la nada y nunca esperas que tus amigos mueran jóvenes.

Para afrontarlo, dirigí mi atención a mi proyecto con DJ AM, que estaba despegando. Después de unas cien horas de tocar juntos, comenzamos a hacer shows en el Teatro Roxy en junio de 2008, llamándonos TRV$DJAM. Incluso empezamos a grabar música e hicimos un mixtape que llamamos Fix Your Face.

En septiembre de ese año, AM y yo fuimos la banda de la casa de los MTV Video Music Awards, tocando con todos: LL Cool J, Katy Perry, los Ting Tings y Lupe Fiasco. Diez días después de los VMA, el 18 de septiembre de 2008, DJ AM y yo teníamos un concierto reservado en Columbia, Carolina del Sur, tocando un espectáculo gratuito con Katy Perry, Pharrell Williams y Gavin DeGraw. Fue patrocinado por T-Mobile, y nos llevaron a mí y a DJ AM en un avión privado: un Gulfstream G4. Ese fin de semana, Shanna había venido con los niños y no lográbamos mantenernos alejados el uno del otro. Me sentía muy cómodo en casa: me lo estaba pasando genial pasando el rato con los niños. Una vocecita en mi cabeza me decía que debería tomarme un descanso. Mis palabras exactas para Shanna (Ex esposa) fueron: “Ni siquiera sé si tengo que ir”. Al final, me puse en marcha y dije: “Este es mi trabajo, mi horario de nueve a cinco. Todos van a trabajar. No te quejes, solo haz que suceda “.

Invité a Shanna a que viniera al show. Ella dijo que sí y empacó sus maletas. Luego, en el último minuto, decidió quedarse en casa con los niños. “En caso de que ocurra algo”, dijo, “no quiero que vayamos los dos. No creo que Dios te dé algo que no puedas manejar. Si algo te sucediera, Trav, lo superarías “. Lo cual fue algo intenso. Estaba pensando, “¿De que diablos estas hablando?”.

DEBERÍAS LEER  Tom Delonge presenta la animación de su libro infantil


Landon (hijo) cumplía cinco años y Alabama (hija) tenía casi tres años. Bama y Landon siempre se enfadaban cuando yo salía de viaje, pero esta vez estaban especialmente frenéticos. Alabama estaba llorando y seguía diciendo: “El techo se va a caer, papá, el techo se va a caer”. Le pregunté a Shanna de qué estaba hablando, pero no lo sabía. Todavía odiaba volar, pero estar en un G4 parecía algo grande. El espectáculo fue estupendo, me divertí mucho tocando junto a AM, y la multitud se volvió loca.

Estábamos planeando quedarnos en Carolina del Sur esa noche y volar de regreso por la mañana; nuestros vuelos ya estaban reservados. Chris, Che y yo estábamos pasando el rato en el camerino, luego AM entró y dijo: “Hey, ¿Que les parece si nos vamos de aquí esta noche?”. “No”, le dije. “Nuestra mierd@ está reservada para mañana, ¿verdad? Está todo bien.” El tenía muchas ganas de irse. “¿Por qué no nos vamos la mitad en privado?” Lil Chris dijo: “Hagámoslo, Trav. Podemos irnos a casa. ¿Qué nos espera en Carolina del Sur? ” Chris quería llegar a casa con su bebé. Yo estaba feliz de pasar la noche, pero siempre era bueno ver a mis hijos más temprano que tarde. Dije: “Lo que sea que quieran hacer, estoy de acuerdo”.

AM llamó a nuestro manager, LV. Él dijo: “Está bien, voy a pensar en algo y les conseguire un avión. Todo está bien.” Así que mientras lo resolvía, pasamos el rato en el hotel, fumamos marihuan@ y nos relajamos con algunas chicas.

Aproximadamente una hora más tarde, recibimos la llamada de LV y nos dirigimos al aeropuerto de Columbia. Me sentí raro por toda la situación, tomé tres Vicodin y un Xan@x para estar bien. Todos nos estábamos medicando, excepto AM, porque el estaba sobrio. Llegamos al aeropuerto alrededor de las once de la noche. y había un par de aviones diferentes en el aeropuerto, y pensé, “¿Cuál es el nuestro? Mejor que no sea tan pequeño “. Y efectivamente: ese era. Era un Learjet 60 y se veía jodid@mente pequeño.

Chris se tomó una foto fuera del avión y se la envió a su esposa y algunos amigos. No sé si era solo una foto o si estaba asustado.

Subimos al avión. Me senté junto a la salida de emergencia: siempre me sentaba al lado de la salida de emergencia. Chris y Che se sentaron frente a mí. AM estaba al otro lado del pasillo. No había una azafata en un avión de ese tamaño, una vez que estábamos en el aire, uno de los pilotos regresaba y se aseguraba de que todos estuviéramos tranquilos. Nos preparamos bebidas, pero ya estaba increíblemente drog@do. Me quité los zapatos, y nunca hacia eso en un avión.

DEBERÍAS LEER  Metallica habla del estado de salud de la Banda sobre coronavirus

Finalmente, el avión se encendió y sentí que los motores se aceleraban. El avión empezó a vibrar; estábamos a punto de despegar. Nos movíamos cada vez más rápido, pero justo antes de despegar, escuché ¡POW! ¡POW !. Parecía que alguien estaba disparando en el avión, pero eran los neumáticos que estallaron. Y luego el avión se salió de control.

Primero, la parte de abajo del avión estaba raspando el suelo, provocando un incendio antes incluso de que llegáramos al aire. Entonces la cabina comenzó a llenarse de humo. Después finalmente despegamos, lanzándonos salvajemente en el aire, pero seguimos subiendo y bajando; nos levantábamos bastante alto en el aire y luego bajábamos y volvíamos a golpear la pista. Esto sucedía cada diez segundos aproximadamente, pero parecía que pasaban minutos entre cada impacto.

El humo en la cabina se convirtió en fuego, estaba gritando a todo pulmón: “¡Detén el m@ldito avión!” El avión temblaba incontrolablemente. Estaba tropezando tan fuerte que comencé a rezar en voz alta, a gritar. Pero nadie pudo oír nada. Sabía que se avecinaba lo peor: iba a morir. El avión atravesó la valla del aeropuerto y cruzó una carretera y luego nuestro último impacto fue en una colina. Se sintió como la sacudida más fuerte de la historia y nos detuvimos.

Estaba jodid0, pero mis ojos aún estaban abiertos. No podía creer que estuviera vivo. Apenas podía respirar o ver, pero me desabroché el cinturón de seguridad y, a través del humo, fui a por AM, que estaba noqueado, lo sacudí para despertarlo. Luego traté de avanzar para buscar a Chris y a Che, pero había un muro de fuego.

En ese momento, entré en pánico. Tiré de la manija de la salida de emergencia y abrí la puerta de una patada. AM estaba justo detrás de mí. Salté hacia la derecha en el ala del jet, que estaba llena de combustible. Todo mi cuerpo se cubrió de combustible y se incendió, desde las piernas hasta la espalda.

Empecé a correr.
AM saltó sobre el ala, evitando el fuego. Estaba corriendo detrás de mí, viéndome completamente envuelto en llamas. Mientras corría, me quité la camisa, me quité la gorra, me quité los shorts pero no pude apagar el fuego. Estaba desnudo, moviéndome tan rápido como pude. Corrí todo el camino hasta la autopista. Se acercaban coches (podía oír los carros y gritos) y, a pesar de todo el caos, escuche que alguien gritaba: “¡Detente, tírate y rueda!”

Alrededor de 60 segundos después, el jet explotó. Estaba tirado al lado de AM, gritando, ‘Estamos vivos?!’.”

Fuente: Travis Barker – Can I Say ‘Living Large, Cheating Death, And Drums, Drums, Drums.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *