News GR Reseñas

Brillo y optimismo en la noche de Caloncho en Sala Estelar

Caloncho llegó puntualmente a la cita, pactada a las 20:00 horas, para ofrecernos, más que un concierto, una gran experiencia audiovisual que llevaba la esencia de los 90’s en sus entrañas.

Uno a uno fuimos apareciendo, conectándonos a la pantalla de Sala Estelar, para disfrutar de uno de los músicos más reconocidos de los últimos años en la escena nacional. Teníamos una cita con él a las ocho.

Con su guitarra y acompañado de su banda, Caloncho dio por iniciado el espectáculo y, sobre todo, la música, las canciones que a lo largo de su trayectoria han conectado muy bien con una gran cantidad de seguidores.

Caloncho_SalaEstelar_02

No fue, sin embargo, un concierto habitual, fue una especie de transmisión a la vieja usanza, algo muy parecido a un programa de televisión de los llamados “de variedades” o “de revista”.

DEBERÍAS LEER  Q.E.P.D. Bonnie Pointer, miembro fundador de The Pointer Sisters muere a los 69 años

Entre cambios de escenarios y dinámicas, lo que hoy nos presentó Caloncho fue, quizás, algo necesario en medio del contexto en el que nos estamos desenvolviendo.

Necesitamos distracción, algo que nos haga voltear a otro lado que no sea la televisión y los terribles noticiarios del día a día. En otras palabras, era necesario que la personalidad de Caloncho nos aliviara un poco.

Caloncho_SalaEstelar_03

Llevo algunos años escuchando la música del sonorense y, si algo ha llamado mi atención, es la buena vibra o energía positiva que sus canciones pueden generar, razón por la que se ha ganado una numerosa legión de seguidores.

En un momento de la historia donde no parece haber esperanza alguna, ahí, justo ahí, es donde radica la importancia de Caloncho, y más en estos tiempos. Cada día que pasa, su forma de tocar y llevar su mensaje se pulen más.

DEBERÍAS LEER  Riot fest anuncia una fiesta de jueves Previa al festival

Canciones como “Brillo Mío”, “Amigo Mujer”, “Luna Completa”, “Optimista” y muchas más amenizaron una fría noche de jueves, de esas que te invitan a salir a distraerte un poco, salir del ajetreo cotidiano.

El reloj, como es su costumbre, fue avanzando poco a poco hasta llegar a las 21:00 horas, tiempo que marcó el final de la transmisión que entregó buena música y ese mensaje de tranquilidad que, sin duda, necesitábamos.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *