Galerías

Corona Capital 2022 Galerias

Los Arctic Monkeys ofrecieron el sábado por la noche el show más masivo de las tres jornadas del Corona Capital 2022, y es que la banda que comanda Alex Turner respondió al cariño y emoción que los mexicanos mostraron por la mítica banda mucho antes de que tomarán el escenario.

“Sculptures of Anything Goes” fue la canción elegida para recibir a la multitud de fans que aguardaban desde temprano con la esperanza de obtener, aunque sea un vistazo de Alex Turner, James Cook, Matt Helders y Nick O’Malley.

Se trataba quizás de uno de los sets más esperados del Corona Capital 2022, y la multitud era tal que llegaba incluso hasta algunas zonas que, en teoría, pertenecían a otros escenarios cercanos.

Turner, vestido con saco azul, produjo gritos y suspiros entre sus fans, sobre todo ahora con esta nueva faceta que lo tiene como frontman absoluto, en un rol cada vez más ligado al micrófono y cada vez más desconectado de la guitarra.

La banda destacó con “Tranquility Base Hotel + Casino”, “Teddy Picker”, “Cornerstone”, entre otras en un espectáculo de 21 canciones y muchos saltos frenéticos que recorrió la discografía de los “monos” pasando por la experimentación musical, el indie rock de comienzos de siglo e incluso canciones que rozan el jazz.

Para irse en el primer encore, se despidieron con la versión actualizada de “505”, canción que funcionó muy bien como epílogo de un set que terminó con “There’d Better Be a Mirrorball”, “R U Mine?” y “Body Paint”.

Antes, la jornada sabatina estuvo enmarcada con la presentación, por primera vez en solitario en México, de Liam Gallagher, quién con una lista plagada de canciones de Oasis, estuvo 80 minutos con su actitud altanera tradicional. Liam fue al frente en todo momento de su set, y se ganó una gran ovación por parte de la gente que coreaba el “oe, oe, oe, Liam, Liam”

Después de hacer sonar el canto de campeones de la hinchada del Manchester City y “Fuckin’ in the Bushes” de Oasis, Liam Gallagher revalido su título de rockstar con “Morning Glory” y “Rock N’ Roll Star” de aquella agrupación que formó junto a su hermano Noel, y que lo encumbró en lo más alto del estrellato en la década de los 90.

Sonaron “Wall of Glass” y “Everything’s Electric”, canción que coescribió junto a Dave Grohl, para hacer valer que su etapa en solitario no le pide nada a la que camino con su banda madre. La gente entonaba cada letra de las canciones y el ambiente era más parecido a un estadio de futbol, con gente prendiendo bengalas de humo y sacando banderas, que a un festival de música.

Muchísimos miraban a Liam con lágrimas en los ojos cuando sonó “Stand by Me” y “Slide Away”, dos de las canciones más intensas de Oasis en donde el menor de los Gallagher mostró vulnerabilidad y que es un hombre de la gente tras dedicar “Slide Away” a la gente que estaba hasta atrás.

Liam sabe que, en el futbol, un equipo se construye en torno a su estrella, y por eso, las pantallas hacían primerísimos planos a su figura mientras la gente coreaba su nombre, Liam, Liam, Liam, coreaba su hinchada mientras sonaban “Wonderwall”, “Live Forever” y “Champagne Supernova”, tremendos golazos para enmarcar los momentos más emblemáticos y emocionantes del segundo día del Corona Capital 2022.

Parecía que eso era todo pero tras “despedirse”, y que la gente empezaba a abandonar el escenario, Liam regresó para tocar “Cigarettes & Alcohol” y desatar la euforia en un show que se trataba de el último de su gira C’mon You Know.

Lo mejor de la actividad vespertina

A las 16:00 horas, en el escenario Vans, Black Midi tenía 40 minutos para demostrarnos porqué, en tan solo 5 años, se han ganado un espacio en todos los principales festivales del planeta.

La talentosa banda inglesa tiene mucho encanto, y se hace valer de la rabia y una sorprendente inteligencia musical para en plena distorsión guitarrera brindarnos un épico concierto en donde apuestan por el caos teatral de un rock progresivo que te deja alucinando.

Y después de darnos una vuelta por la merch oficial, era el turno de pasar a ver a Inhaler, una banda de rock irlandesa que desde el 2012 ha venido terqueando disco tras disco sin parar, y su mezcla de synth-pop y rock alternativo fue el aperitivo principal para que a las 17:00 horas la gente se fuera preparando para una jornada llena de emociones fuertes.

Otro de los actos destacados de la jornada fue Bright Eyes, la banda comandada por el guitarrista y cantautor Conor Oberst prendió el escenario Corona Agua Rifada justo a las 19:20 horas con un set crudo, angustioso, introspectivo pero a la vez celebratorio de todo el legado de una de las bandas más importantes del indie rock.

Al mismo tiempo, The Kooks, en el escenario Vans, hizo vibrar a más de 30,000 personas en un show que ya debían del año pasado (la banda canceló su participación en el CC21), y llegaron dispuestos a todo pues tocaron 18 canciones y hubo canciones para todos los gustos, desde los fans de antaño como los más recientes que se hicieron fanáticos con los últimos discos de la agrupación inglesa.

Paramore demostró porqué se encuentran en un gran momento después de su show en el Corona Capital al reunir a una gran masa humana en el escenario Vans.

otro acto destacado del día fueron los Yeah Yeah Yeahs, quiénes con la energía y fuerza de su dance punk e indie rock nos siguen mostrando que son una de las mejores bandas en vivo del momento.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.