News GR Reseñas

La Gusana Ciega, íntimos y acústicos, en Sala Estelar

La Sala Estelar, una vez más, se visitó de gala para recibir a una de las agrupaciones más entrañables e indispensables del rock mexicano: La Gusana Ciega.

Fue un sábado distinto, como muchos de los que, el año pasado, Sala Estelar nos regaló; una presentación que, en medio de la pandemia, sirvió para salir de la rutina y los pensamientos pesimistas de todos los días.

La Gusana Ciega, por su parte, no estuvieron solos, sino que se adornaron con la voz de Madame Récamier, dándole un toque particular y diferente a cada una de las canciones interpretadas.

Madame Récamier le otorgó a la banda -y a sus canciones- un sabor muy distinto; su voz se amoldó perfectamente a lo que La Gusana Ciega presentó anoche. Una noche, íntima y acústica, que sorprendió a más de uno.

En punto de las 20:00 horas, la pantalla de Sala Estelar volvió a ser el espacio por y para la música, como lo ha sido desde el inicio de esta locura llamada “pandemia” que, de paso, nos ha dejado, entre muchas otras cosas, sin la experiencia del concierto en vivo.

DEBERÍAS LEER  El nuevo álbum de estudio de MINISTRY, MORAL HYGIENE

Desde el inicio, con “Entra En el Agua”, canción de su álbum Conejo En el Sombrero (2011), era claro que la historia del sábado por la noche, el sábado siguiente al “Día del Amor y la Amistad”, sería distinta. Mejor, pues.

Mientras los días pasan y la esperanza de regresar a una vida mejor, en comunión y convivencia con los amigos, uno de los refugios más sanos es la música, ese espacio que, de alguna manera, se vuelve “de nosotros”. De nadie más.

Para lograrlo, sin duda, hace falta la canción -las canciones- que nos acompañe en todo momento. Así fue la actuación de La Gusana Ciega y Madame Récamier, se sintió como una gran compañera, de esas que, hasta en el silencio, nos pueden entender a la perfección.

DEBERÍAS LEER  Gana Accesos para Julio César Chávez Jr VS Masseroni el 27 de Noviembre

La noche avanzó y, casi sin darnos cuenta, fueron cayendo canciones como “Giroscopio”, “No Puedo Verte”, “Estrella de Mar”, “Pasiflorine”, “San Miguel”, “Tornasol” y un puñado más que dejaron en claro que La Gusana Ciega, hoy, es una banda emblema del rock mexicano.

Cerca de las diez de la noche, después de sonar “Ella Estrella” y “Yes Sir, I Can Boogie”, la presentación llegó a su fin, dejando un grato recuerdo en quien escribe esto y, seguramente, en todos los fans que se conectaron a la hora pactada.

En formato íntimo y acústico, La Gusana Ciega y Madame Récamier resultaron lo mejor de la noche y, sin ir más lejos, una de las mejores actuaciones en Sala Estelar.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *