News GR

La historia nunca contada del Candela: de Slash a Camarón, todos pasaron por este templo del flamenco

Candela el mejor antro de flamenco cierra sus puertas cuando iba a cumplir 40 años, la hija del fundador ha vendido el local a un inversor.

Slash, el guitarrista de Guns N’ Roses, acabó una noche un concierto en Madrid y le apeteció irse de fiesta. Alguien lo mandó para el Candela, la taberna flamenca más famosa de la ciudad. Allí lo metieron en un reservado, le tocaron, le cantaron, le dieron de beber y le consiguieron a toda prisa una guitarra eléctrica y un amplificador para que él también se arrancase. Salió de allí impresionado y prometió que iba a montar un grupo de fusión heavy y flamenco con aquellos gitanos que le habían acompañado.

En el barrio de Lavapiés (Madrid) está la calle del Calvario. Justo donde acaba Calvario, empieza la calle del Olmo. En realidad es la misma calle, pero ahí cambia de denominación. Su primer edificio es emblemático. No por su arquitectura, sino por el lugar que ha albergado desde 1982. El Candela. El epicentro flamenco madrileño de nuestro tiempo. El templo universal del Nuevo Flamenco. El lugar en el que se descubrió a la última generación importante de cantaores y bailaores de España.

DEBERÍAS LEER  El primer lugar de música socialmente distanciado del Reino Unido se abrirá en Newcastle este verano

El Candela era el lugar en el que la fiesta nunca acababa. Desde las 10 de la noche hasta que el cuerpo aguantase. Un lugar que quedará en la memoria como tablao flamenco, aunque en principio no lo fue. Era una taberna con una cueva dentro, donde se juntaban los grandes a cantar, a bailar, a grabar, a beber o a ensayar. Por allí se reunían a diario Camarón, Tomatito o Gerardo Núñez. Enrique Morente pasaba las horas jugando al ajedrez con Miguel Aguilera, el dueño y fundador. Y los nuevos flamencos daban forma, entre humo, futbolines y cubatas de JB, a un nuevo género musical que venía para quedarse.

El sitio de la fiesta perpetua. Justo donde acaba el Calvario, empieza el Candela. O empezaba, porque 2022 ha arrancado con la noticia de su cierre definitivo. Miguel Aguilera murió en 2008 en extrañas circunstancias. Y aunque su familia siguió manteniendo el templo abierto 13 años más, el local ya está cerrado y acaba de ser vendido a un inversor, en un contexto de desencuentros familiares.

DEBERÍAS LEER  Matt Sorum revelo que gracias a Lars Ulrich de Metallica se unió a Guns N' Roses

Ahora, una verja metálica cerrada, unas hojas secas en el suelo y un papel arrugado en la pared con el cartel de las últimas actuaciones de 2020 son los únicos vestigios que quedan del garito más importante de la ‘otra’ movida madrileña. Este año iba a ser su 40 aniversario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.