News GR

La reacción del resto de los Beatles tras el asesinato de John Lennon

Hoy se cumplen 40 años del asesinato de John Lennon, el músico, el legendario, el luchador por la paz que, sin duda, marcó un antes y un después en la historia de la música.

Un 8 de diciembre de 1980, afuera de su departamento en Nueva York, Mark Chapman decidió, abruptamente, terminar con la vida del icono británico, uno de los pilares del Rock & Roll.

Por su parte, Paul McCartney, Ringo Starr y George Harrison, amigos y compañeros de John Lennon en esa máquina de hacer éxitos llamada The Beatles se enteraron vía telefónica. Esta es la historia de cómo vivieron aquel lúgubre momento.

Paul McCartney estaba en su casa, desayunando tranquilamente. Era un día como cualquier otro, mientras se preparaba para asistir al estudio de grabación. Tres semanas antes, él y John habían hablado por teléfono.

Un poco antes de salir, recibió una llamada. Era su manager, diciendo con voz quebrada lo que había sucedido: “John ha muerto, recibió varios balazos”, expresó la voz en el teléfono.

Al principio, como suele suceder, Paul no comprendió lo que había escuchado. Pasaron varios minutos hasta que vio regresar a su esposa, Linda. El gesto de McCartney lo decía todo, había ocurrido algo terrible. Algo muy terrible.

Pese a la atónita noticia, Paul decidió ir al estudio y mantenerse rodeado de gente. Al llegar, claro, todos lo sabían, se sentía una inmensa tristeza en el ambiente. Paul buscaba a George Martin, el quinto Beatle. Una vez juntos, ambos se abrazaron y lloraron, sin decirse una sola palabra.

John_Paul_01

Se encerraron por varias horas, bebiendo té y whisky. “Hablamos por un largo rato, fue como nuestra manera de velarlo, y nos ayudó bastante”, contaría después el propio Martin, que, de alguna manera, era una especie de figura paterna para Paul y John.

DEBERÍAS LEER  Hollywood Vampires estrenan el nuevo sencillo "Who's Laughing Now"

Finalmente, después de una jornada tensa y triste en el estudio, McCartney quiso regresar a casa, pero antes se comunicó a Nueva York para hablar con Yoko Ono. Al otro lado de la bocina, Yoko era un mar de llanto, no entendía por qué habían asesinado así a Lennon.

Fue una charla profunda, por supuesto, en donde la artista le contó a Paul que John le tenía un inmenso cariño. Aquellas palabras dieron en el clavo para McCartney.

Cuando volvió a casa, se abrazó de su esposa y sus hijos, y se dedicó a ver los noticieros, quería saber lo que había ocurrido y terminar de entenderlo. Al día siguiente, ya más sereno, dio un comunicado a la prensa:

“Me escondí de mí mismo trabajando todo el día. Pero la noticia estuvo presente siempre en mi cabeza. Me sentí conmovido, enojado y muy triste. Yo amaba a John. Él era mirado como un lunático por muchas personas. Hizo enemigos. Pero era fantástico. Era un hombre cálido. Y su propuesta de darle una oportunidad a la paz será uno de sus grandes legados”, expresó.

Ringo Starr, baterista del cuarteto, se encontraba en las Bahamas. De pronto, sonó el teléfono. Era su hijastra, contándole que le habían disparado a John. Su primera reacción fue de asombro pero asumió que no era grave.

Colgó la bocina pensando que después vería Lennon con algún brazo o una pierna lastimada, pero no fue así. Unos minutos después, volvió a llamar la hijastra y ahí cambió todo. Ringo quedó inmóvil.

John_Ringo_01

Lloró desconsoladamente y al recobrar la calma se comunicó con su ex esposa, Maureen. En su casa, la primera esposa de Lennon, Cinthya, pasaba unos días ahí y Ringo y ella hablaron. En cuanto escuchó el llanto del baterista, ella comenzó a gritar.

Ringo, con quien Lennon siempre tuvo una muy buena relación, voló a Nueva York (fue el único de los tres que lo hizo) y, al llegar, abrazó a una Yoko Ono desencajada. La labor de Starr fue entretener a Sean, hijo de John y Yoko. “Eso es lo que hacen los amigos”, mencionaría años después.

DEBERÍAS LEER  Los Wálters comparten su nuevo sencillo "Pop Sin Tí"

Él y John se reunieron tres semanas antes del asesinato, incluso Lennon había comprometido a Ringo para que tocara con él. Mientras estaba en las Bahamas recibió un cassette con una canción que Lennon compuso para que él la cantara.

George Harrison descansaba en su mansión en Friar Park, cuando, en medio de la madrugada, el teléfono sonó. Minutos después, colgó y volvió a dormir.

Una vez despierto, pensando que aquello había sido producto de una pesadilla, vio la expresión de su esposa, Olivia, y confirmó que, en efecto, era una pesadilla, una real. John había muerto.

John_George_01

Mientras intentaba comunicarse con Ringo, quien para ese momento ya viajaba a Nueva York, afuera de su casa ya había muchos periodistas esperando alguna declaración. Tiempo después, Harrison emitiría un comunicado diciendo lo siguiente:

“Después de todo lo que pasamos juntos, tuve y todavía tengo un gran amor y respeto por John. Estoy impactado”.

Durante los últimos años de la banda, la relación entre George y John era la peor, en gran parte porque Lennon no aceptaba el éxito tan repentino de Harrison como solista.

Al día siguiente, el músico visitó su estudio. Se le notaba triste. No fue una sesión como cualquier otra, sino que aprovechó para filosofar sobre la vida y la muerte, contando algunas anécdotas sobre John.

Tras varios meses “en silencio”, George Harrison compuso “All Those Years Ago” en memoria de John Lennon, y en la que también participaron McCartney y Ringo Starr. Fue el homenaje de los tres para su amigo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *