Cine

Premios Oscar 2022: los favoritos en la categoría de Mejor Actor Secundario

El 8 de febrero se anuncian los finalistas a la 94.ª edición de los premios de la Academia. Actualizamos nuestras apuestas en la categoría de mejor actor de reparto, en la que Kodi Smit-McPhee y Troy Kotsur parten como favoritos.
En la última edición de los Oscar el único premio interpretativo que estaba cerrado antes de la ceremonia era el de Daniel Kaluuya por Judas y el mesías negro. En 2022 las apuestas para ganar en la categoría de mejor actor secundario están mucho más abiertas, con Kodi Smit-McPhee, el joven australiano que conquista por sorpresa El poder del perro, y Troy Kotsur, el padre de CODA que podría hacer historia con el primer reconocimiento a un actor sordo, como favoritos a priori para hacerse con la estatuilla. La gran duda es la identidad de los intérpretes que les acompañarán.

Desde las candidaturas de Ben Kingsley y Harvey Keitel por Bugsy en 1991 ninguna película había conseguido colocar dos actores nominados en la categoría de reparto. Tres anuncios en las afueras rompió la maldición en 2017 con Sam Rockwell y Woody Harrelson y El irlandés volvió a repetir la jugada dos años más tarde con Al Pacino y Joe Pesci. En esta edición hasta dos películas llegan con opciones de aparecer por partida doble en el quinteto de actor secundario: Belfast y El poder del perro, precisamente las dos películas mejor situadas en la carrera por el Oscar a la mejor película.
Ciaran Hinds y Kodi Smit-McPhee parecen tener la nominación garantizada. Sus compañeros están en una posición mucho más inestable: Jesse Plemons ha estado desaparecido durante el otoño y los precursores de la crítica y Jamie Dornan puede ser el enésimo guaperas al que la Academia de Hollywood cierra las puertas en sus primeros trabajos como actor serio.
Las dos incógnitas más jugosas de esta categoría están protagonizadas por Ben Affleck y Jared Leto, dos actores que han conseguido el apoyo tanto de los Globos de Oro como del Sindicato de Actores por su trabajo en The Tender Bar y La casa Gucci, respectivamente. La debilidad de sus películas y el peculiar lugar ocupan Affleck y Leto en la industria ponen en dudas su reconocimiento: el primero todavía no ha sido nominado como director o actor por sus colegas y el segundo es el autor de la interpretación más polarizante de 2021.

A continuación, repasamos de más a menos opciones de llegar a los Oscar el estado de la carrera en la categoría de mejor actor secundario.

1. Kodi Smit-McPhee por El poder del perro
El australiano solo tenía 12 años cuando aguantó de tú a tú con Viggo Mortensen el reto de llevar a la pantalla La carretera, la aclamada novela Cormac McCarthy. A los 25, Kodi Smit-McPhee está a punto de recibir su primera nominación al Oscar por una interpretación que ha obsesionado a la crítica. Su trabajo como el misterioso Peter de El poder del perro le ha valido casi 30 premios, incluyendo el Globo de Oro. Solo un actor se ha llevado la estatuilla dorada a casa siendo más joven que Smit-McPhee: Timothy Hutton, la revelación de Gente corriente, no había cumplido los 21 años al ser nombrado el mejor actor secundario de 1980. La juventud puede ser un obstáculo para la victoria. La nominación es un hecho.

2. Troy Kotsur por CODA
CODA es una de las sensaciones de año y Troy Kotsur tiene la mejor escena de lucimiento de todos los aspirantes de la categoría: el momento en el que Frank Rossi, sordo, le pide a su hija adolescente comparta con él su talento para la música. Es una de esas inolvidables que podrían darle el segundo reconocimiento en la historia de los premios de la Academia para un actor sordo. El primero fue precisamente para su esposa en la ficción, Marlee Matlin, hace ya más de treinta años. La candidatura está asegurada gracias a una interpretación carismática y mucho más sutil que la del actor que interpretaba al personaje en la película original, La familia Bèlier.

DEBERÍAS LEER  Brad Pitt anunció su retiro de la industria cinematográfica

3. Ciaran Hinds por Belfast
El abuelo cascarrabias de Belfast es la clase de interpretación que a los Oscar les encanta reconocer en la categoría de mejor actor secundario. Su inesperada ausencia en las nominaciones del Sindicato de Actores es el único susto que se ha llevado en la temporada de premios un intérprete de carácter que ha aparecido en películas como El topo, Silencio, Pozos de ambición y Munich. Independientemente de lo que pase con su compañero Jamie Dornan, el norirlandés parece tener la nominación garantizada.

4. Bradley Cooper por Licorice Pizza
Tal y como apuntábamos en el análisis de mejor actor protagonista, las ocho candidaturas (como actor, productor y guionista) en diez años evidencian el respeto que siente la Academia por Bradley Cooper. En su primera colaboración con Paul Thomas Anderson, da vida a uno de los personajes más estrambóticos de la historia de Hollywood: Jon Peters, peluquero, pareja de Barbra Streisand en los 70 y productor de Wild Wild West. Pese a que Cooper solo tiene tres escenas en Licorice Pizza, es la clase de interpretación histriónica y carismática que se queda en la cabeza del espectador. Cooper puede ser víctima de la división de voto con su interpretación protagonista (Scarlett Johansson fue la última en conseguirlo en 2020 con interpretaciones y personajes más llamativos) en El callejón de las almas perdidas, aunque hay expertos importantes como Scott Feinberg que apuestan a que acabará entrando por las dos.

5. Jared Leto por La casa Gucci
El actor y roquero podría acabar este año con una nominación al Oscar y al Razzie por el mismo personaje, una extraña proeza que solo ha alcanzado Amy Irving por su trabajo en Yentl. El mundo no parece ponerse de acuerdo en si la interpretación de Jared Leto como Paolo Gucci es una genialidad o una ridiculez. El pasado año el actor rozó la nominación por su, de nuevo, controvertido trabajo en Pequeños detalles. El Sindicato de Actores y los Globos de Oro le incluyeron entre sus nominados antes de que los Oscar le dejaran fuera en el último momento. La situación puede repetirse este año ante la presión de los secundarios de Belfast y El poder del perro, dos de las películas más importantes del año.

6. Jamie Dornan por Belfast
Jamie Dornan es uno de los hombres más guapos de Hollywood, una ventaja para casi todo en la vida… pero no para conseguir una nominación al Oscar. Brad Pitt tuvo que abrazar la locura y la transformación física en 12 monos para que la Academia le viera como un actor de verdad. El norirlandés ha liderado la campaña promocional de Belfast gracias, sobre todo, a ese icónico momento musical en el que canta Everlasting love. El actor de Cincuenta sombras de Grey tiene otro problema: Ciaran Hinds, el clásico actor de carácter que históricamente los Oscar han reconocido en esta categoría, está encantador en uno de esos papeles hechos para robar corazones. Dornan tiene, desgraciadamente, muchas papeletas para seguir la estela de Armie Hammer en Call me by your name y quedarse fuera. No todo el mundo puede ser Bradley Cooper.

7. Ben Affleck por The Tender Bar
La historia de amor y desamor de Hollywood y la Academia con el actor de The Tender Bar es fascinante. Ben Affleck tiene dos estatuillas en casa como guionista de El indomable Will Hunting y el productor de Argo, pero su ausencia en la categoría de mejor director por una película que acabó ganando el Oscar a la mejor película es el perfecto recordatorio del tira y afloja constante que es la carrera del mejor amigo de Matt Damon. Como actor sigue esperando a su primera nominación a pesar de su Copa Volpi en Venecia con Hollywoodland o las mejores críticas de su carrera por su entrenador alcohólico de The Way Back. Aunque la última película como director de George Clooney le ha llevado a los Globos de Oro y el Sindicato de Actores, la mayoría de sus rivales están en películas mucho más populares y respetadas y seguimos sin tener claro si Affleck tiene el resto de sus compañeros de profesión.

DEBERÍAS LEER  Lanzará la precuela de Gremlins, aquí el primer arte del film

8. J.K. Simmons por Being the Ricardos
El ganador del Oscar en esta misma categoría por Whiplash interpreta en Being the Ricardos a William Frawley, uno de los actores que acompañaban a Lucille Ball y Desi Arnaz en la mítica sitcom Te quiero, Lucy. Simmons es uno de los actores de carácter más respetados de su generación, pero desde su nominación en los Critics Choice su nombre ha estado fuera de la conversación incluso cuando Being the Ricardos ha funcionado mejor de lo esperado en los Globos de Oro y el Sindicato de Actores. Si anuncian su nombre, sería una gran sorpresa.

9. Jesse Plemons por El poder del perro
Smit-McPhee le ha robado toda la atención en los meses previos a las nominaciones. Jesse Plemons parecía ser consciente de que su personaje era el menos impactante de El poder del perro y ha preferido que sean sus compañeros de reparto los que acaparen la campaña promocional. Si el wéstern de Jane Campion ha conquistado a la rama de actores de la Academia, Plemons podría aparecer contra pronóstico en las nominaciones siguiendo los pasos de Woody Harrelson en Tres anuncios a las afueras. El actor fue nominado en 2018 en el último momento después de que su compañero Sam Rockwell (futuro ganador del Oscar) dominara la categoría y la campaña de la película de Martin McDonagh durante meses. Incluso si no pasa con esta película, es cuestión de tiempo que sea nominado. Solo en la última década ha trabajado con Martin Scorsese, Adam McKay, Steven Spielberg y Paul Thomas Anderson, entre otros.

10. Mike Faist por West Side Story
Algunos periodistas especializados en la temporada de premios están haciendo una campaña incesante para que Mike Faist sea finalista por su energética reinterpretación de Riff, el mejor amigo de Tony. No parece que vaya a dar resultados: a estas alturas de la carrera sería una gran sorpresa si algún intérprete de West Side Story acompaña a la favorita Ariana DeBose en las nominaciones. La película de Spielberg debería lanzar la carrera de Faist lejos de los escenarios de Broadway. ¿Una nominación? Prácticamente imposible.

11. Los que se han quedado por el camino… salvo sorpresa mayúscula
Wes Anderson nunca ha llevado a los Oscar a ninguno de sus actores: ni Jeffrey Wright ni Benicio del Toro van a ser los primeros con La crónica francesa. Jon Bernthal sonó en los primeros compases por su trabajo como el entrenador de Venus y Serena en El método Williams. Jason Isaacs es otra víctima más de que Mass no haya llamado la atención de la industria lejos de los festivales de cine. En un mundo justo, Anders Danielsen Lie debería estar disputándose el premio por su emocionante trabajo en La peor persona del mundo. No vivimos en ese mundo. Robin de Jesus mejora cada escena de Tick, tick… Boom! en la que aparece. El niño Woody Norman es el corazón de C’Mon, C’Mon, una película que ha desaparecido en la carrera a pesar de ser el primer papel de Joaquin Phoenix desde el Joker. Aunque David Alvarez recupera (y mejora) el oscarizado personaje de George Chakiris en West Side Story, Mike Faist ha sido el que ha llamado la atención de los críticos. Escuchar cualquiera de sus nombres sería una sorpresa mayúscula el 8 de febrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.