News GR

El Origen de los Villancicos

Los villancicos reciben su nombre de las canciones de los villanos, la gente del pueblo

Hay diferentes versiones sobre la creación de los villancicos, algunos dicen que el primero en componer música de este tipo fue el Marqués de Santillana, otros por su parte, afirman que los primeros villancicos fueron creados por los evangelizadores del siglo V.

Los villancicos surgen en el Renacimiento, a través de canciones cantadas de forma popular. Se trata de melodías interpretadas por el pueblo para contar cualquier situación cotidiana: hablaban de historias de amor e incluso formaban parte del Cancionero de Palacio. En México se puede considerar la composición “Hoy nació el Redentor del mundo” como el primer villancico. Su origen proviene de la España del siglo XV

DEBERÍAS LEER  Nazdak Jones presenta el álbum N.A.S.A. con sonidos del universo

En nuestro país hubo realizaciones de poetas españoles como Fernán González de Eslava y Pedro Trejo. Para el siglo XVII Sor Juana Inés de la Cruz logró captar y transmitir la alegre comicidad y los gustos sencillos del pueblo a través de su legado

Actualmente los más populares son:

Ø  Noche de paz: escrito por el sacerdote Joseph Mohr e interpretado por primera vez en la misa de gallo celebrada en 1818 en un pueblo pesquero de Austria.

Ø  Campana sobre campana: villancico conocido en todos los países de habla hispana, de origen andaluz y autor desconocido.

Ø  Los peces en el río: de origen y autor desconocido, aun cuando en algunos párrafos se alcance a percibir cierta influencia árabe.

Ø  Blanca Navidad: escrito por el compositor Irving Berlín en 1940, incluido en el Record Guinness como el tema más vendido en la historia.

DEBERÍAS LEER  Caifanes regresa con el sencillo "Heridos" tras 25 años sin nueva música

Ø  Mi burrito sabanero: conocido también como “El Burrito de Belén”, fue compuesto por el músico venezolano Hugo Blanco en 1975.

Ø  Marimorena: nació en el siglo XVIII, se cree que es de origen Español, autor desconocido.

Ø  El niño del tambor: también conocido como “El tamborilero”, se le atribuye la autoría a la pianista norteamericana Katherine Kennicott, al traducirlo al inglés de un supuesto original checo en 1941

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.