Grita Radio

Las estrellas de rock cobran nueva vida en los videojuegos

La popularidad de los videojuegos estalló a final de la década de los setenta y no ha disminuido desde entonces. La industria ha sabido evolucionar junto con el cambio de época, pero es inevitable recordar los juegos de arcade clásicos, tales como Donkey Kong, que dieron origen a esta locura. Los primeros acercamientos entre los videojuegos y el rock fueron tímidos, parece que los músicos de aquel entonces pensaban que esta nueva forma de entretenimiento era solamente una moda pasajera y no se involucraron de lleno. Vamos, tan no fue una moda pasajera ya que muchas de esas antiguas máquinas siguen vivas, los maquineros de la Argentina son una muestra excepcional al culto del arcade.

Si bien los rockeros de aquellos años desdeñaron los sonidos computarizados de los primeros videojuegos, los protagonistas de esa naciente industria hicieron todo lo contrario, se inspiraron en la música rock al momento de crear los sonidos para los novedosos juegos. Este fue el caso de las mentes creativas en Nintendo, así lo manifestó el compositor del tema de Mario Bros., Koji Kondo, quien se confesó melómano y fan del rock progresivo, y citó al género como influencia para sus mejores obras.

Bandas como Pink Floyd, King Crimson, Rush, Yes, y otras contemporáneas fueron referentes y fuente de inspiración para Kondo, las mentes brillantes que trabajaban en Nintendo y toda una generación de ingenieros especializados en la creación de videojuegos.

Journey, la primera banda en tener su propio videojuego

El rock vivía todavía una luna de miel con la cultura pop en los años ochenta y a la par comenzó el surgimiento de la música electrónica. El tipo de sonidos que este nuevo género estaba produciendo hizo pensar a varios que serían artistas como Brian Eno o Kraftwerk, quienes en su 50 aniversario tienen la energía para salir de gira, los que se vincularían de manera estrecha con los videojuegos, pero no fue así. La sorpresa fue que en 1982, Journey tuvo su propio videojuego llamado Journey Escape y que fue desarrollado por Data Age para el Atari 2600.

DEBERÍAS LEER  Un día como hoy 7 de Agosto

El formato de este título era para un solo jugador y el objetivo era ayudarle a los miembros de la banda escapar de la arena, esquivando a sus fervientes fanáticos, fotógrafos, y promotores. Pero también resulta curioso que además de ser el primer grupo de rock con su propio videojuego, también fueron los protagonistas de una segunda entrega, antes de que cualquier otra banda se sumara a la promoción a través de esta creciente industria. Se trató de un juego desarrollado por Midway especialmente para los arcades en el año 1983.

Los artistas de mayor renombre fueron seducidos por el gaming

Hoy en día es común ver a las grandes estrellas de rock asociadas con todo tipo de productos, y tiene sentido porque son considerados como un producto que se puede explotar a través de la mercadotecnia. Al final del día es un ganar-ganar, en primera porque los artistas obtienen más ingresos, y en segunda por que los fanáticos tienen más acceso a sus artistas favoritos. Un ejemplo de esto es el merchandising que hace Guns N’ Roses, la cual tal vez sea la banda de rock clásico más relevante de la actualidad. Además de vender discos suman ganancias a través de diversos juegos como la máquina tragamonedas que lleva su nombre y que podemos encontrar en Betway Casino junto a cientos de tragamonedas clásicas y temáticas.

En 1985 los grandes ídolos del rock comenzaron a ser seducidos por la industria de los videojuegos. Primero fue el legendario Paul McCartney, quien se convirtió en uno de los personajes del título llamado Give My Regards to Broad Street, el cual fue desarrollado por la empresa Commodore 64. Hoy en día Sir Paul sigue vigente, tal como lo demostró con la reedición de su álbum solista debut, el cual se lanzó originalmente en 1970. A Sir Paul le siguió Michael Jackson, quien fue el protagonista de Moonwalker, que fue lanzado en 1989. Junto al videojuego se lanzó una película que tuvo bastante éxito e impulsó todavía más la carrera del llamado “Rey del Pop”.

DEBERÍAS LEER  Se revela el trailer del Live-action de Mulán que se transmitirá en el Super Bowl LIV

El éxito de Michael Jackson motivó a otros rockeros a incursionar en la industria de los videojuegos, uno de los casos más notables fue el del vocalista de Motörhead, Lemmy Klimster, quien fue el protagonista de un título que llevaba el mismo nombre de la banda. El juego se desarrolló para la consola Commodore Amiga en 1992 y se trataba de controlar a Lenny y eliminar a los enemigos de otros géneros musicales, como el vaquero de música country o los fanáticos del género gótico. Una vez pasada la misión la recompensa era un espectáculo en vivo de la banda.

Otros artistas que se aparecieron en videojuegos en los años noventa, unos de manera voluntaria y otros no tanto, fueron: Ronnie James Dio, Ozzy Osbourne, quien en marzo prometió volver a los escenarios, Randy Rhoads, y Zakk Wylde. Mención aparte merece la máquina de pinball que Sega creó en 1992 basándose en Mötley Crüe titulada Crüe Ball, la cual incluyó canciones de la banda. También Aerosmith hizo su aparición en los videojuegos noventeros, en un título llamado Revolution X, el cual también tuvo éxito en los arcades de la época.

Conclusiones

Este fue apenas el inicio de una historia que da para varios capítulos, pero el éxito de estas bandas clásicas sin duda fue el parteaguas para que el rocanrol pudiera estrechar lazos con el mundo de los videojuegos, y hasta la fecha parece ser una unión bastante conveniente para todos.

COMPARTE EN TUS REDES

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest