Cine

Henry Cavill, Gal Gadot y Ben Affleck  se habrían reunido brevemente por videollamada para formar un frente común y plantear la posibilidad de demandar a Warner por los daños que ha causado a sus carreras en los últimos 8-9 años y el perjuicio económico implícito, al privarlos de tomar otros papeles; así como el incumplimiento de varias cláusulas de sus contratos originales.

Mientras Henry y Gal han sido borrados de ‘The Flash’, Ben teme, por ejemplo, que se dañe su imagen con el manejo que se haga de su participación (o que esta sea también borrada, tal como ya hicieron en la secuela de ‘Aquaman’). Por lo pronto, ha decidido no participar en la promoción y está intentando vetar que usen su imagen en posters y trailers.

Y no son los únicos. Se comenta en la industria que las estrellas, managers, agencias y productores desconfían totalmente de Warner, cuya reputación actual es la de un estudio con el que no conviene hacer negocios o firmar contratos, pues o no se terminan cumpliendo o se hacen mal las cosas.

El plan de reemplazarlo todo cuando aún tienes proyectos pendientes de estreno, no parece haber sido una decisión demasiado sabia. Si, a las posibles demandas, le sumas que el fandom dará la espalda a los próximos proyectos de la compañía, todo apunta a que Warner podría pasar por apuros económicos en muy poco tiempo.