Grita Radio

«Trasplante Fallido» dentro de los Tigres Quintana Roo

Al cierre de la temporada se daba a conocer la baja del equipo de Carlos Alberto Gastélum de la organización de los Tigres de Quintana Roo, de inmediato sacudió, no sólo en la afición de bengala, sino en la Liga Mexicana de Béisbol, hablamos de uno de los últimos emblemas del “Equipo que nació campeón”.

Un pelotero Todo Terreno, todo Pundonor, motivada, de esos que tal vez pasaran algunas generación para volver a disfrutar.

De hecho considerado por algunos como el «Mejor Segunda Base de todos los tiempos», sería un gran debate puesto en la mesa para los conocedores y fanáticos.
Desde el año pasado con la llegada de José Manuel Rodríguez al equipo Quintanarroense y algunos dimes y diretes entre “La Chispa» y la Directiva felina se veía cerca, más no parecía creíble que podría en algún momento prescindir de los servicios del emblema ofensivo y defensivo del equipo doce veces campeón.

Quien fue considerado durante mucho tiempo “Él corazón” del equipo Bengalí.

Después de defender la franela durante 17 años y 18 temporadas, 17 de ellas jugando postemporada, 4 campeonatos, Novato del año, 36 juegos conectando al menos un imparable, triple play sin asistencia, robar segunda, tercera y el home en un corrido por los senderos, enemil guantes de oro y llamados al juego de las estrellas más lo que se acumuló, no fueron suficientes méritos para terminar una carrera más que brillante con el equipo de sus amores “de él”, porque el amor de bengala se fue en la maleta de Peralta Quintero.

DEBERÍAS LEER  Resultados de NBA

En la temporada baja se llevó a cabo una cirugía a corazón abierto de un paciente que nunca entendimos por que entró a terapia intensiva, desafortunadamente nunca se tomaron en cuenta las observaciones previas que el nuevo corazón no era compatible con la “Sangre de Campeón” que corría por las venas del paciente.

Se intentó armar un grupo, un cuadro, un equipo, se planeó una temporada alrededor del nuevo motor del equipo, pero el encanto duró solamente 24 juegos, 24 juegos donde los latidos fueron arrítmicos, donde no hubo engrane, donde no fluyó la magia, donde simplemente no pasó nada, 24 juegos donde después vino un paro cardíaco, desde ese punto todo ha sido cuesta arriba, se ha mantenido al paciente a flote vía marcapasos, han llegado 10 donantes que no han llenado el hueco, empezando por el principal, “Manny», Acosta, Guerra, Orduño, Erro, Heras, Cabrera, Guerrero, Gamboa y el recién Robles.

DEBERÍAS LEER  Inicia el camino al Mundial de Fútbol Qatar 2022 en México

Y las cosas siguen igual… Se busca corazón para un paciente que parece tener los días contados, que por garra y entrega no para, pero que sin alguien que dicte el ritmo y el latir del ser luce muy complicado el panorama y el pronóstico es reservado. Las maldiciones son algo usual en los deportes, claro que son hechas para romperse, habrá una maldición en la segunda base felina?

No lo sabremos, al final de cuentas como dice mi buen amigo Enrique Bunbury… “Todo arde si le aplicas LA CHISPA adecuada”

Información y Fotos: LMB
Por Miriam Reyes/@helenamaravilla
También puedes leer: Brasil y Paraguay salen a escena por primer boleto a las semifinales

COMPARTE EN TUS REDES

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest