News GR Reseñas

Así se vivió el Halloweestream, la fiesta de disfraces de Sala Estelar

Así es, hemos llegado a esa parte del año que, por lo general, es nuestra favorita, empezando por halloween y las incontables fiestas que suelen darse en estas fechas.

Cuando se inició la pandemia, todos pensábamos que, a estas alturas del 2020, estaríamos de vuelta a nuestra vida normal; las salidas, las fiestas, los conciertos. Todo.

Sin embargo, todo indica que esta “nueva normalidad” seguirá rigiendo nuestras vidas por un largo rato, y los conciertos, las fiestas, las salidas, los cafés, todo tendrá que esperar.

Afortunadamente, la tecnología nos ha ayudado un poco a calmar las ansias y la incertidumbre provocadas por el encierro; los conciertos online, que cada vez son más, nos traen un poco de tranquilidad.

Y es justo en estas fechas cuando más necesitamos de algo que nos entretenga y nos lleve a otro estado de ánimo, y Sala Estelar ha vuelto a ser nuestro mejor aliado.

DEBERÍAS LEER  Falleció Diana Pérez, voz de Jessie en Pokemon

Halloweestream, 2020

Más que un aliado, Sala Estelar es ahora ese amigo que nos llama un miércoles en la noche para invitarnos a una fiesta para despejarnos o simplemente para pasar un buen rato.

Ayer no fue la excepción, pues estuvimos presentes en una gran fiesta de disfraces donde la música fue protagonista y nos alegró por un rato la noche del miércoles.

Si tuviste la chance de conectarte a Sala Estelar, te habrás enterado de los grandes sets que nos entregaron Charles Ans, Nunca Jamás, Castellano, Slim, Mad Marty + BCN y El Rey.

Aunque tuvo que vivirse desde casa, la verdad es que sí se sintió como una de esas típicas buenas fiestas de mitad de semana, que surgen de manera improvisada y nos ayudan a sobrellevar los días faltantes para el glorioso fin de semana.

DEBERÍAS LEER  C-Kan en Sala Estelar (Galeria)

Rap, disfraces, rock, guitarras y mucha actitud fue lo que predominó la noche de ayer, cortesía de nuestros buenos amigos de Sala Estelar que nos llevaron a una noche de halloween con buena música, y eso solo lo hacen los buenos ‘compas’.

Claro que, en los tiempos sin pandemia, una fiesta así habría sido épica, inolvidable, memorable, y solo faltó la felicidad y el bullicio de la gente para que eso sucediera.

Sin embargo, sí fue épica, sí fue memorable e inolvidable, justo como las fiestas que compartimos con nuestros amigos, y ayer Sala Estelar se convirtió en nuestro compa del alma.

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *